El loco 1992 de Sulantay: Libertadores con Coquimbo y título con Cobreloa

El inicio del año 1992 encontró a Cobreloa con Fernando Cavalleri como DT y un puñado de refuerzos que hacía ilusionar a los loínos. El propio Palito había convencido a Marcelo Miranda, Carlos Fuentes, y Juan Carlos Almada para que llegaran desde Concepción, además de lograr el regreso de Jaime Vera y Ramón Peraca Pérez desde Europa, y de Edgardo Fuentes y Hugo González desde México. También arribaron Fernando Cornejo y Norberto Retamar desde O’Higgins, Pedro Jaque de Fernández Vial, Andrés Roldán de Osorno y más adelante el argentino Carlos Alcides González, exayudante de Gustavo Alfaro en la selección de Ecuador. Equipazo para lucharle el tetracampeonato a Colo Colo.

El protagonista de esta historia, José Sulantay, mientras Cobreloa se ilusionaba, él hacía ilusionar a Coquimbo Unido. En 1990 los había ascendido desde la Segunda División y en 1991 había conseguido la clasificación a la Copa Libertadores de 1992 al ser segundos, por atrás de Colo Colo y por delante de Universidad Católica. Los Piratas iban a ser Chile 1, sin embargo Colo Colo, vigente campeón de América, decidió participar desde la primera fase. Coquimbo fue Chile 2 y la UC, Chile 3.

Finalmente los proyectos del Cobreloa de Cavalleri en Copa Chile, y de Coquimbo de Sulantay en la Libertadores, no terminaron bien en el primer semestre de 1992. El Pirata no pudo clasificar a la siguiente fase de la Copa en el grupo ante los albos, la UC, San Lorenzo y el Newell´s Old Boys de Marcelo Bielsa. Si bien el equipo de José Sulantay solo logró vencer a Universidad Católica como locales, esos otros tres partidos en el Sánchez Rumoroso repleto no se olvidan más. Ahí el Negro Sulantay ganaría un nuevo seguidor, nada menos que Marcelo Bielsa, interesado en la manera en que Sulantay paraba a sus equipos en la defensa, donde llegaba a usar hasta tres stoppers y un líbero, lo mismo que Mirko Jozic.

Ese 1992 coincideron los tres DTs en el grupo de la Copa y hablaron mucho de tácticas. Jozic terminó dirigiendo Ñuls más adelante y Sulantay reuniendo a los jugadores que luego serían la Generación Dorada desde la era Marcelo Bielsa en Chile. En el año 2004, cuando el Loco dirigía a Argentina, también se acercó a Sulantay, por esos años otra vez DT de Coquimbo, Región que fue sede de la Albiceleste en su paso por el Preolímpico realizado en Chile.

No solo la participación de Coquimbo en la Libertadores 92 terminaría mal. También el paso de Cobreloa por la Copa Chile, torneo que antecedía al Torneo Nacional. Los dirigidos del Palito arrasaron en su grupo, con gran presencia de Juan Carlos Almada en el marcador, sin embargo en octavos de final se fueron eliminados por el recién ascendido Antofagasta, equipo al que no pudieron vencer en Calama. El proceso de Cavalleri se cortaría abruptamente, sumado a algunos actos indisciplina del plantel. Almada partiría a jugar a Universidad Católica y Luis Guarda, hasta 1991 seleccionado chileno, tendría mucha menos participación de la que se esperaba ese año. Palito Cavalleri terminaría llegando meses más tarde a Palestino. Cobreloa buscaba entrenador.

El Campeonato Nacional 1992 empezó el 31 de mayo con Cobreloa sin DT. Por lo mismo la dirigencia le pidió al experimentado portero Mario Osbén que se sentara en la banca en el debut ante Colo Colo en el Monumental. Eso, en cierta medida, le dio una ventaja a Leonardo Canales en la lucha por el arco durante ese año, el último de Osbén en Cobreloa. Ese duelo ante Colo Colo fue derrota 4-2, pero el comienzo de una etapa brillante de la mano de José Sulantay, quien horas antes cerraba su trato con Cobreloa y se despedía de Coquimbo Unido. A los Piratas llegaría Jorge Luis Siviero. Sillitas calientes en el inicio del Torneo.

Cobreloa logró un campeonato brillante con 27 fechas sin perder. El equipo base de ese año es difícil de armar por la cantidad de variantes que Sulantay tenía para el equipo. Líbero y dos stoppers, líbero y tres stoppers, solo un delantero, dos delanteros, Puebla de comodín, etc. Eso sí, el mejor jugador de ese año fue el líbero Edgardo Fuentes, quien por lo general jugó con Jaque, Hugo González y Puebla de stoppers. Con Cornejo y Miranda por los laterales. Con Retamar de contención. Y de ahí para arriba que se las arreglaran Vera, Covarrubias, Peraca, el Fantasma Figueroa, Marcelo Álvarez, Carlos González o Guarda. Un gran campeón que le quitó la chance del tetra al Súper Colo Colo de Jozic.

Sulantay terminó ese año levantando la Copa de campeón de Chile en 1992 y con la opción de jugar otra vez Libertadores, esta vez con Cobreloa en 1993. Tras un correcto año, a fines de temporada se fue del Norte y sonó en Colo Colo y en la UC para 1994. A los albos llegó Vicente Cantatore y a los cruzados Manuel Pellegrini. Por esos días se habló de discriminación. “Como un morenito va a dirigir en Santiago”, dijo esa vez Sulantay, quien solo se tuvo que conformar con recalar en Palestino con el torneo ya avanzado. Desde ahí, carrera de tristezas y alegrías. De descensos y clasificaciones históricas. Se convirtió en bimundialista y sonó para la Roja adulta en 2007. Esa vez la ANFP puso todas sus fichas en Bielsa, el joven DT rosarino que le había pedido consejos a inicios de 1992, el año que Sulantay lo empezó jugando Libertadores con Coquimbo y lo terminó siendo campeón con Cobreloa.

6 comentarios sobre «El loco 1992 de Sulantay: Libertadores con Coquimbo y título con Cobreloa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *