Mario Lepe: El jugador que Colo Colo intentaba sacar del firmamento de la UC 

Raúl Elías Ormeño estaba llamado a ser el capitán y líder de Colo Colo en la Copa Libertadores 1991. Era el DT en cancha que Mirko Jozic había elegido en 1990 en medio de su drástico cambio de esquema tras la salida de Arturo Salah. Una serie de lesiones, sumado a su edad (casi 33 años), lo fue sacando poco a poco del once estelar, cediéndole su espacio como volante central a Eduardo Vilches, uno que podía moverse sin problemas entre la zaga  y el mediocampo.

Finalmente los albos serían campeones de la Copa sin necesitar casi nada a Raúl Ormeño, quien solo jugaría 187 minutos, y que se convertiría en una especie de ayudante técnico de Jozic junto a Eddio Inostroza. En una de las tantas celebraciones en el banco de suplentes volvería a lesionarse, retirándose finalmente a fines de ese mismo año 1991. El DT croata se las arreglaría con Vilches, un joven Juan Carlos Peralta y un aún más joven Agustín Salvatierra, quien por un problema de tiempos no fue inscrito en la Copa Libertadores , pero que sí jugaría una importante suma de minutos en el segundo semestre, entre ellos la Supercopa, la Copa Intercontinental y el amistoso ante Real Madrid.

Para 1992 Jozic enviaría a préstamo a Peralta, pero traería a George Biehl, un polifuncional zurdo que varías veces se paró al lado de Vilches, lo mismo que Jaime Pizarro, el propio Salvatierra, Miguel Ramírez y el defensor uruguayo Mario Rebollo. Para recuperar el título de 1993 el croata buscaría un especialista, y para eso elegiría al mejor del mercado chileno: el cruzado Mario Lepe, quien a fines de 1993 terminaría su contrato con Universidad Católica.

El Lenguado Mario Lepe a esa altura ya era un símbolo de Universidad Católica. Era capitán del equipo en donde lo habían esperado después de cuatro graves fracturas (mandíbula, dos de tibia y una de tibia y peroné). Había sido seleccionado chileno en los 80, perdiendo mucho terreno en la administración Arturo Salah, sin embargo su gran performance en el vicecampeonato de la Copa Libertadores 93 haría que volviera a la Roja y fuera titular en la Copa América de Ecuador. Luego jugaría ante España en Alicante.

Fue en ese gran año 1993 de Mario Lepe que Mirko Jozic lo tentaría por primera vez para que fuera a Colo Colo. Los rumores de ese año, consignados por la revista Minuto 90, dirían que Lepe era obsesión de Jozic, ofreciendo al mismísimo titular Eduardo Vilches en la negociación, donde también podría haber estado incluido el retorno de Luis Pérez.  Finalmente Mirko Jozic no podría convencer a ninguno de los dos, pero igual sería campeón ese año 1993, partiendo posteriormente a la Roja. En su debut como DT de Chile, Mario Lepe sería titular ante Francia el 22 de marzo de 1994 con a 7 en la espalda. También estaría en su último duelo ante Argentina el 16 de noviembre de ese año. Lalo Vilches solo estaría presente en una convocatoria, ante EEUU en Albuquerque. 

Justamente es ese año 1994 donde Mario Lepe sería tentado otra vez por el mundo albo, según la revista Don Balón. Esta vez sería Vicente Cantatore, quien enterado del inminente fin del contrato del capitán cruzado, lo tentaría gracias a la cercanía de ambos desde el tiempo en el que coincidieron en la UC entre 1991 y 1992. El negocio comenzó a gestarse antes de Liguilla de Libertadores, con Colo Colo ya campeón y con la UC de Ignacio Prieto en competencia. La idea era que un intermediario mexicano se hiciera del pase y lo pusiera en Colo Colo. Fue cosa que se enteraran en la UC, y con el sí de Nacho Prieto, los cruzados se harían otra vez el pase de su símbolo. El 94 volvería a ser capitán, pero no con Prieto, quien partiría sorpresivamente a solo meses de ser vicecampeón de la Copa Libertadores. En su lugar llegaría Pellegrini, mientras que Ignacio Prieto a los pocos meses asumiría en Colo Colo.

A Mario Lepe le quedarían varios años en la UC, y siempre que estuvo en cancha fue capitán. Cerca de retiro volvería a patear penales y varias veces se echaría el equipo al hombro pese a su edad. El 2000, su último año en el profesionalismo, se vería mal, pero no por su culpa. El holandés Wim Rijbergen varias veces lo hizo jugar de líbero ya con 35 años. Salió en varias fotos de los goles en contra, correteando solo a los atacantes rivales, con Mirosevic de lateral volante izquierdo y con stoppers que no estaban a la altura, Jugando de volante también varias veces quedó expuesto en un equipo descompensando que trataba de jugar 3-4-3 o 3-3-2-2. Al ídolo no lo cuidaron. Se retiró a fines del 2000, mientras que el DT holandés siguió en el cargo.

Con su retiro se convertiría en uno de los más  emblemáticos “One Club Man” del fútbol chileno, es decir, jugadores que defendieron una sola camiseta en su carrera como profesional. Lo haría entre 1982 y 2000. Fue tentado en 1993 y 1994 por Colo Colo para suplir la ausencia de Raúl Ormeño, uno que también fue “One Club Man” de Colo Colo. La vida los unió en la Roja, en esta historia y en una lista en la que muchos quisieran estar. Ninguno se fue nunca de su club. Y tampoco se irán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *