Los desaires a Cristián Gómez

El verano del 2003 encontró a Cristián Gómez (4-1-1978) como uno de los defensas más prometedores del fútbol chileno. Era justo el año en que la Selección Chilena del flamante entrenador Juvenal Olmos volvía del receso de 2002, donde solo se disputó un amistoso con la mundialista Turquía, contra Hakan Sukur y con César Vaccia como técnico interino. Ese verano del 2003 Cristián Gómez fue presentado como refuerzo de Colo Colo para reemplazar al líbero David Henríquez, quien se había ido al Beira Mar de Portugal tras ser campeón. También llegaría el uruguayo Leonardo Ramos en ese lugar. La 4 de Henríquez, eso sí, sería para Gómez. Ramos se quedaría con la 6 que dejaba Alonzo Zúñiga.

Cristián Gómez había debutado en la Selección Chilena en 2001 cuando jugaba en Coquimbo Unido. En 2002 se iría a Cobreloa y se convertiría en una de sus figuras. En 2003 ya era parte de los refuerzos albos junto a Iván Zamorano y un fijo en las defensa de Colo Colo en la Copa Libertadores y el Torneo Nacional en cualquiera de las tres posiciones de la defensa que Jaime Pizarro instauró en un comienzo, o como central en la línea de 4 que perdió la definición ante su exequipo Cobreloa.

Tras la derrota, y el castigo a Iván Zamorano, Colo Colo perdería algunos jugadores, entre ellos el uruguayo Leo Ramos. A David Henríquez no le había ido bien en Europa y volvería rápidamente. Con jinetas, le quitaría la 4 a Gómez y lo obligaría a cambiarse a la 6. Con su llegada, el coquimbano no solo perdería su número, sino que también chances incluso en la convocatoria. En el Clausura 2003 jugaría solo un partido, aunque sí estuvo en amistosos y preSudamericana.

Lo de ese 2003 fue todo el paso de Cristián Gómez en Colo Colo. Muchos lo recuerdan por un amistoso en junio, en medio del Apertura, por un piscinazo ante la UC. Otros, por ser uno de los “modelos” de las pocas fotos que hay de Colo Colo con la camiseta suplente del 2003 que se usó mucho en la Copa Libertadores, una de las indumentarias más lindas de los albos en el Siglo 21. 

En este abril de 2023, a poco más de 20 años de su llegada a los albos, su nombre volvió a ser asociado a Colo Colo, pese a haber sido más referente de Coquimbo Unido y Cobreloa. ¿Qué había pasado para que fuera tendencia en Twitter? La Conmebol, en su afán de felicitar a Colo Colo por su cumpleaños 98, lo incluyó en un afiche junto a históricos del club popular, donde estaban entre otros Caszley, Barticciotto y Cristiane Endler. Claramente Gómez no tenía méritos para estar ahí. La primera suposición fue que, debido a su melena, pudo haber sido confundido con Iván Zamorano, con quien compartíó cancha en más de una decena de veces en el único semestre en que Bam Bam estuvo en Macul.

Tras unas horas arriba, el saludo fue bajado de las redes sociales de la Conmebol por las excesivas burlas que llegaban, sobre todo, de los propios hinchas de Colo Colo, quienes exponían gratuitamente a un exjugador profesional de sus filas. En cuestión de minutos, el afiche sería repuesto, pero esta vez sin la cara de Crisitián Gómez y con un recorte de Marcelo Espina, quien siempre estuvo considerado dentro del afiche, pero que por un error de los fotógrafos estaba etiquetado en el banco de fotos que usa la Conmebol con la cara de Gómez en los partidos de la Copa Libertadores 2003. Un diseñador con poquito fútbol había buscado y descargado una foto de Cristián Gómez tras poner “Marcelo Espina” en el buscador. 

Por segunda vez Gómez había sido sacado de la primera línea alba ante un histórico del club. El afiche seguro lo tiene en su poder. Ya puede decirle a los amigos, prueba en mano, que se sentó en la mesa de Caszely, Paredes, Barticciotto y el Chamaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *