La Copa que Juan Antonio Pizzi le arruinó a Universidad Católica

A mitad de 1989 la Universidad Católica salió en busca de un defensor central. El elegido fue el zurdo José Guillermo del Solar, un espigado zaguero del Universitario de Perú, a quien todos le ponían fichas en el país vecino. Tenía solo 21 años y una técnica envidiable para jugar en la defensa. Los Cruzados pagaron solo 140 mil dólares por el pase del Chemo. Tres años más tarde, a mitad de 1992, era vendido al Tenerife de España en un millón cuatrocientos mil dólares, más otros beneficios para la UC. Entre ellos, ir a jugar a las Islas Canarias a las pocas semanas de la venta del peruano.

Ese 1992 fue el año en que la Selección Chilena de Arturo Salah, que además dirigía a la U, no jugó ningún partido oficial. Lo hizo ante Estudiantes de La Plata, y en el Trofeo de Huelva, donde enfrentó a clubes y a un combinado joven de Uruguay. Ninguno valió como partido oficial, lo mismo que los goles de Marcelo Vega y Víctor Hugo Castañeda, quienes terminaron, respectivamente, con uno y cero gol oficial por la Selección.

Para ese Torneo de la Roja en Huelva el DT Arturo Salah debió negociar con la UC para convocar jugadores. Solo llevó a Patricio Toledo, Daniel López y Rodrigo Gómez, mientras que el resto, como Lepe, Parraguez, Tupper y Barrera, también viajaría a España, pero para jugar varios amistosos con Universidad Católica, entre ellos, dos ante el Tenerife de Del Solar y Juan Antonio Pizzi, uno de ellos por el tradicional Trofeo Teide de Islas Canarias.

En agosto de 1992 la selección chilena y Universidad Católica se encontraban en España. Los primeros amistosos de la UC fueron ante Albacete y Las Palmas, en el reencuentro de Jorge Contreras con el club en el que fue figura en España. En ambos fue empate 1-1, pero el de Las Palmas es más recordado por ser el duelo en el que Óscar Wirth, suplente de Patricio Toledo ese año, contuvo tres penales en tierras españolas y le dio el triunfo a la UC desde los doce pasos, tras el empate a los 88’ de Miguel Ponce.

Luego vendría el amistoso pactado por la venta de Del Solar ante Tenerife, equipo que meses antes había contratado a Valdano – Cappa para salvarse del descenso a ocho fechas del final. La dupla argentina lo logró, y además le quitó el título 91-92 al Real Madrid en la última fecha. En el 92-93, ya en una campaña histórica del Tenerife, volverían a hacer lo mismo ante los merengues, esta vez con Iván Zamorano en el plantel del Madrid.

Ese amistoso suelto fue 2-1 para los españoles, con tantos de Felipe Miñambes y Quique Esteberanz, y descuento de Jorge Contreras de penal. Sería el aperitivo para los dos últimos duelos de Universidad Católica en España, ambos válidos por la Copa Teide. El 24 de agosto de 1992 se debutó ante el humilde Orotava con un triunfo 4-0 de los Crzuzados. En la final lo esperaba Tenerife, que había quedado libre. Con eso se aseguraba el segundo partido entre la UC y Tenerife tras la venta de Del Solar.

La final de la Copa Teide se jugó solo un día después del 4-0 a Orotova. Fue el 25 de agosto de 1992. Un partidazo. A los 24 minutos abrió la cuenta el paraguayo José Cardozo, quien había llegado hace poco por los Alejandro, Kenig y Glaría. El empate lo haría a los 42 minutos Juan Antonio Pizzi, el mismo que a los tres del segundo tiempo pondría el 2-1. Era festín del que luego sería DT de la UC y La Roja. El argentino Ezequiel Castillo pondría el 3-1 a los 49’, antes de que el Coke Contreras pusiera el 3-2 definitivo a los 80 minutos con un tiro penal. Católica le jugaba de igual a igual al equipo que sería sensación en la 92-93, y que en la 94-95 catapultaría a Jorge Valdano y Fernando Redondo al Real Madrid, y luego a Juan Antonio Pizzi al Barcelona y la selección de España, por actuaciones como la de esa noche ante la UC.

En 1993 Universidad Católica volvería a Tenerife. Fue el 13 de agosto, con triunfo 4-1 para la UC, con tantos de Barrera, Lunari, Pindinga Muñoz y Luka Tudor. Para algunos fue parte del Trofeo Teide, que se juega hasta hoy, aunque oficialmente ese año el torneo lo disputaron Rosario Central, Tenerife y el Realejos, con título para el equipo de Pizzi y Del Solar.

Para la 94-95, cuando Valdano partió al Tenerife, su reemplazante sería Vicente Cantatore, quien llevaría desde Rosario Central a José María Buljubasich. Ahí se juntarían por primera vez Pizzi, Del Solar, el Tati y Cantatore, todos vinculados a la UC. Macanudo y Chemo serían dupla técnica en sus inicios, y luego ambos dirigirían a Universidad Católica por separado. Tati sería compañero de Del Solar el 2007 y “jefe” de Pizzi el 2010 y el 2011, el año en que el DT argentino-hispano fue vicecampeón del Apertura y luego partió para dirigir a Rosario Central en la Segunda División Argentina, el equipo del que es hincha, y también el equipo favorito de Buljubasich y Cantatore. Todo se cruza. Vidas Cruzadas.

3 comentarios sobre «La Copa que Juan Antonio Pizzi le arruinó a Universidad Católica»

  1. Wow, marvelous weblog structure! How long have you ever been blogging for?

    you make blogging look easy. The total glance of your web site is magnificent, let alone the content material!

    You can see similar here najlepszy sklep

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *