Gabriel Costa: El hombre que jugaba como Messi


Era el verano del 2019. Mario Salas llegaba a la banca de Colo Colo, y con él sonaban varios nombres desde el Sporting Cristal. El “chileno” Omar Merlo asomaba como patrón de la zaga y Emmanuel Herrera como el nuevo romperredes de Macul. Junto a ellos, otro nombre menos conocido y sin paso por la liga chilena. Se trataba del peruano uruguayo Gabriel Costa, quien se había destapado en el torneo peruano con 43 partidos, 26 goles y 19 asistencias. De todos los anteriores fue el único que llegó al Monumental. Lo hizo a cambio de 2 millones de dólares. El Cacique desembolsó 1,2 millones y entregó al Cristal a Cristopher Canchita Gonzales, avaluado en los restantes 800 mil dólares.

Los paneles de expertos en Chile manejaban los tremendos números de Costa en 2018, pero no habían visto mucho de él. La conferencia de prensa del 15 de enero de 2019 los enredó aún más. Le dieron la camiseta “2” y una de las primeras frases del jugador fue “juego como Messi”. Costa se refería a que jugaba como extremo derecho, pero no a que su pierna más hábil fuera la zurda. En Perú era derecho jugando por la derecha, mientras que en España, Messi era zurdo jugando por la derecha. Los expertos se quedaron con la idea que la mejor pierna del exSporting Cristal era la izquierda, aun cuando los partidos jugados con la camiseta alba comenzaban a sucederse.

El caso de Costa es particular. Con Mario Salas, el DT que lo convenció y lo trajo, nunca pudo repetir los buenos tiempos en Lima, al punto que terminó siendo “cortado”, a la vez que también perdía opciones en la selección peruana, pese a que había sido figura en algunos amistosos con los del Rimac. La despedida del entrenador que confió en él, le abrió también las mejores opciones a Gabriel Costa, justo en los peores momentos de Colo Colo antes del tramo final de la lucha por el descenso.

Fue a Gualberto Jara a quien le respondió la confianza por los 2 millones de dólares, aunque casi por obligación. En algunos partidos era “lo que había” de tres cuartos de cancha en adelante por culpa del vendaval de lesiones que afectaba a los albos. Ahí le puso garra jugando en varias posiciones del ataque, pero sucumbía igual que todo el equipo que ya jugaba contra los rivales y la presión. La llegada de Gustavo Quinteros lo encontró en buena forma física, aunque para muchos era candidato a salir con las llegadas de Pablo Solari, Ignacio Jara y Jorge Valdivia. El cupo de extranjero también le jugaba en contra.

Costa se afirmó aún más. Fue titular por sobre los tres refuerzos. Fue clave en la salvación. Muchas veces fue puntero izquierdo y otras veces hasta conductor del equipo, puesto que ha repetido aún más en este 2021. Es clave en el buen momento de Colo Colo y le permite a Quinteros mover el esquema gracias a que puede ser orillero o centralizarse casi como un 10 típico, en una posición donde el DT maneja especialistas como Valencia, Jara o Villanueva.

Costa se ha ganado a la hinchada con sus ganas, muchas veces con más garra que fútbol, muy lejos de ese “juego como Messi” de enero del 2019. La magia y las ovaciones terminaron siendo para otros, pero si hay que ponerle empeño, típico que es de Costa.

Un comentario sobre «Gabriel Costa: El hombre que jugaba como Messi»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *