Copa Eduardo Frei: Cuando la U se rindió ante un presidente de la República

En 1994, con la asunción de Eduardo Frei Ruiz Tagle a la presidencia de la República, se pretendía poner fin a a la transición de cuatro años de Patricio Aylwin y su “en la medida de lo posible”, para darle inicio a un nuevo Chile de la mano de un gobernante fanático de la Universidad de Chile. Finalmente a lo que se puso fin fue a los 25 de años de sequía del Romántico Viajero, mientras que la transición permanece hasta hoy, 33 años después.

Durante ese 1994 fue común ver a Eduardo Frei en todos los partidos que la U jugaba de local. Extraordinariamente contento disfrutaba del equipo de Arturo Salah primero, y de Jorge Socías después. Siempre muy cerca de Darío Calderón, hombre fuerte de la ANFP de Ricardo Abumohor y también acérrimo hincha de los azules.

El lazo entre Universidad de Chile y el presidente Frei fue más allá un 24 de marzo de 1994. Ese día el gobernante de la Democracia Cristiana dejó los amarillismos para convertirse formalmente en Presidente Honorario de la U. Antes, abiertamente, el Doctor René Orozco le había ofrecido públicamente tamaña distinción, la que el mandatario no pudo rechazar. La ceremonia se iba a realizar en el Estadio Nacional durante uno de los tantos partidos amistosos internacionales que jugaron Marcelo Salas y compañía ese año.  El elegido fue San Lorenzo de Almagro, dirigido por Héctor Bambino Veira, DT identificado con la U.

Ese 24 de marzo de 1994 se disputó oficialmente la Copa Eduardo Frei ante 32.148 personas y con la conducción de Iván Guerrero, mucho antes que su hijo se convirtiera en amigo de Gonzalo Feito y Cuchillo Eyzaguirre. El presidente Eduardo Frei fue la gran atracción de la noche, haciéndose presente en la ceremonia de inicio y también  en la entrega de una pesada copa al final del partido. A pocos metros un lienzo de Los de Abajo que rezaba “Por una Pasión sin Presidente”.

El evento contó con la entonación de El Tractor Amarillo, humoristas, un cover noventero del Romántico Viajero, fuegos artificiales haciendo las figuras de un chuncho, y con modelos con muy escasa ropa, lo que no fue aprobado por el Doc René Orozco, quien por esos años también despotricaba contra las cervezas como sponsor. Pilsener Cristal era desde 1993 el principal auspiciador de su archirrival Colo Colo.

El encuentro terminó 1-0 a favor de Universidad de Chile con gol a los 32 minutos de Marcelo Salas, quien fue reemplazado a los 79’ por Sergio Ceballos, delantero que estuvo pocos meses en los azules, y que sin quererlo, al igual que Luis Guarda, ayudó a la explosión del Matador. Por San Lorenzo jugarían Marcelo Galeazzi y Eduardo Bennet, luego jugadores de Cobreloa; el volante Roberto Toto García, con pasos por Palestino y Unión Española, además del Pampa Claudio Biaggio, Óscar Passet, Luis Fabián Artime y Damián Manusovich, hoy comentarista de ESPN.

El partido fue televisado por TVN, y sería el segundo de una seguidilla de encuentros internacionales, que comenzaron con Peñarol en febrero, y donde además pasaron el Parma de Italia, la selección de Nigeria, Lanús y Nacional de Uruguay. Antes que los parmesanos, se intentó con Bayern Munich, pero finalmente no se pudo. En el segundo semestre, y por Copa Conmebol, azules y azulgranas se volverían a encontrar.

La Copa Presidente de la República Eduardo Frei tuvo solo esa edición y se le vio al mandatario de Chile entregándole la Copa al capitán Luis Musrri. El presidente estaba feliz, aunque no se le notara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *