20 de agosto de 1993: La presentación en sociedad del Bombero Ibáñex ante el Madrid

El 10 de julio comenzó el Campeonato Nacional de 1993. Ya había pasado la Copa Chile que ganó Unión Española a Cobreloa, la Libertadores que tuvo a la UC en la final y la Copa América de Ecuador. Muchos nombres cambiaron en los equipos nacionales. En la U, Esteban Valencia partiría a préstamo a Osorno, pero por sobre todo dolería la marcha de Richard Zambrano al Santos de México.

En la U comenzaron el torneo con lo que tenían. Marcelo Jara y Ariel Beltramo serían los titulares. Cofré e Illesca los suplentes. Más atrás un joven Marcelo Salas. Faltaba un nombre. La última semana de julio la revista Minuto 90 presentaba al nuevo delantero de la U. Con una foto en la tribuna del Nacional para un partido ante Temuco, y con la camiseta azul sobre su camisa, avisaban que el Bombero Juan Carlos Ibáñez era el nuevo delantero de la U. ¿Por qué Bombero? Con su aparición en 1991 jugando por Independiente le salvó varios incendios al equipo que dirigía Ricardo Bochini. Casi desconocido, fue el goleador del equipo. La revista El Gráfico lo bautizó así. Un lujo.

Ibáñez llegaría a la U tras una lesión en Independiente y un paso a préstamo por el Deportivo Cali de Colombia. Se perdería el clásico ante la UC el domingo 1 de agosto, y sumaría sus primeros minutos ante Melipilla el sábado 7. Entró a los 59 minutos por Mariano Puyol, y Los De Abajo, sin haberlo visto jugar nunca, le cantaron “Bombero, Bombero” antes que ingresara. Comenzaba un romance. En la semana siguiente, el domingo 15 de agosto, Ibáñez no disputaría el clásico ante Colo Colo en el Monumental. Fue 1-1 con goles de Marcelo Jara y Leonel Herrera, y debut de Pedro Reyes por los albos. Ahora ambos equipos jugarían ante el Real Madrid que se preparaba para la temporada 1993-94 con Iván Zamorano como gran atracción. Universidad Católica y la Selección Chilena quedaron en el camino como potenciales rivales de los merengues.

El viernes 20 de agosto de 1993 sería el turno de la U en el Nacional. El equipo de Salah formó con Vargas; Mora, Abarca, Delgado, Romero; Musrri, Guevara, Estay, VH Castañeda; Jara y Beltramo. Los españoles de Benito Floro lo hicieron con Pedro Luis Jaro; Jesús Velasco, Nando, Alkorta, Luis Enrique; Michel, Hierro, Toril; Dubovsky, Alfonso y Zamorano. Por los azules ingresaría Ibáñez por Jara, Puyol por Víctor Hugo, Cofré por Beltramo, y Cristián Castañeda, otro recién llegado tras jugar Copa Chile con Palestino, por Mora. En los españoles también verían minutos Paco Llorente, Ramis, Milla y Butragueño.

Los Fabianes, Estay y Guevara, fueron las grandes figuras del encuentro. Tras ese partido comenzó a rumorearse que a Estay lo querían los merengues para el inicio de temporada en septiembre. El otro ganador fue Ibáñez. Ante 65 mil personas, y con partido televisado, demostró todas sus cualidades, tanto en el área, o yéndose a las orillas, o retrasándose con la habilidad de su pierna zurda. “Velocidad y amagues”, dijeron las crónicas. El partido terminó 2-2 con goles de Michel (45’), Guevara (49’), Ramis (79’) y Estay (89’), tras perderse un penal en el minuto 50. “Estaba muy motivado, estaba contento. Antes había jugado otros partidos internacionales, pero ése sería el más importante”, diría Ibáñez años tiempo después en una entrevista.

Zamorano fue protagonista, pero en el segundo tiempo le dejó su puesto al Buitre para estar en óptimas condiciones para jugar ante Colo Colo en el Monumental dos días después. Ibáñez comenzó a agarrar ritmo. Semanas después, el 11 de septiembre, el Bombero, con pasado de gimnasta, se destaparía. Haría tres goles en el 5 – 1 ante Palestino. Otra vez el “Bombero, Bombero”. El final de la primera rueda encontró a la U en el primer lugar con Ibáñez como figura y goleador del equipo. Luego se iría Estay a Grecia y la U perdería mucho terreno. No bastaría con el Bombero y Colo Colo sería el campeón. El turno de la U sería en 1994 y 1995 con Ibáñez apagando uno que otro incendio. El 94 había decidido quedarse cuando Miguel Brindisi, nuevo DT de Independiente, lo pidió de regreso. 

Fallecido el 2015 con 46 años, pudo decir que puso de cabeza a la defensa del Real Madrid en ese 2-2 del 20 de agosto de 1993, el partido internacional más importante que jugó, su segundo partido con la camiseta de la U.