Alexander Oroz: Préstamos y préstamos

“Lo mandaremos a préstamo para que se foguee y el próximo año pelee un puesto acá”. Pamplinas. Naranjas. Frase hecha para achicar el plantel sin remordimiento. Muy pocas veces es eso lo que realmente se busca. A veces en “equipos chicos” juegan hasta menos que lo que lo habían hecho en su club formador. Muchos, tras el primer préstamo, ya no vuelven más. Se van una y otra vez hasta que a regla les obliga a dejarlos libres. Son muy pocas las excepciones. Una de esas podría ser la de Alexander Oroz.

En la época reciente de Colo Colo son pocos los regresos que han resultado. Rodolfo Madrid e Ignacio Quinteros en Temuco. Luis Mena en Puerto Montt. Alonzo Zuñiga en Wanderers. Víctor Loyola en Unión Española y Mario Cáceres en Everton y Sporting Lisboa. Claro, todos ellos volvieron y jugaron por la quiebra de fines del 2001. Habría que ver si hubieran tenido minutos si la intervención del síndico Juan Carlos Saffie no hubiera llegado.

Desde ahí para adelante, se cuentan con los dedos de la mano. La del Chapa Fuenzalida a O’Higgins. Lo de Esteban Pavez en Arica y Unión Temuco. Los pasos de Cristóbal Jorquera por Unión Española, Ñublense y O`Higgins. Ahora la de Omar Carabali. La de Marcos Bolados a la UC. Eso y poco más. Otros, como Bryan Vejar, Nicolas Orellana, Bryan Carvallo, Canchita Gonzales, Mirko Opazo , Cristián Magaña y Álvaro Salazar o Ignacio González fueron préstamos con regreso, pero sin poder hacer huesos viejos de vuelta en Macul. Un amplio porcentaje no vuelve más y comienza a deambular.

Insistimos. Lo de Oroz puede ser distinto. Al nivel del paso del Huevo Valencia por Osorno, de Charles Aránguiz por Cobresal o de Marcelo Díaz por La Serena. Cada vez que Oroz ha tenido la posibilidad de mostrarse, lo ha hecho. En Iquique, con la confianza de Crisián Leiva, su exDT en la Roja Sub 17. Corriendo la banda izquierda del ataque, a pesar de ser derecho. Asistiendo a su compañero de ataque, ya sea Isaac Díaz o Álvaro Ramos.

Con 18 años, y socio de Luciano Arriagada en series menores, Colo Colo decidió mandarlo a préstamo este año al igual que a varios proyectos más. De muchos ya ni se habla. A otros le dieron el pase sin mucha repercusión mediática. De Oroz sí sabemos, porque ha sido figura en Iquique pese a un inicio lento.. Eso que opacó a Esteban Paredes en su debut en Coquimbo y ahora casi deja a la UC, dominador del fútbol chileno, sin Copa Chile.

Mide solo 1,71, pero una potencia que la envidiaría Martín Rodríguez, el titular de Colo Colo en su puesto. Para que Oroz se fuera a Iquique además llegó Juan Carlos Gaete, a otro que el Norte le sentaba bien, pero que en Santiago no ha podido repetir.

Sí, es cierto. Mucho se habló de Vicente Bernedo tras el UC – Iquique. El ejemplo perfecto entre la “Figura del Partido” y el “Mejor Jugador del Partido”. Bernedo fue la figura, el protagonista, el jovencito de la película. Alexander Oroz fue el mejor jugador del partido, haciendo ver a horrible a Raimundo Rebolledo, el lateral exportable que tiene la UC. 

Oroz se mostró. Juega bien ante las cámaras, pero dicen que incluso mejor sin ellas. Es figura y revelación de Primera B. En Colo Colo ya lo saben y lo están siguiendo. El 2022, con 19 años, puede ser su oportunidad en Macul. Talento, potencia y rapidez le sobran. A ver si no pesa la camiseta. Es que el paso del Norte a Santiago pesa en este Colo Colo versión Gustavo Quinteros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *