UC en la Copa Parmalat: Una historia que empezó en un entretiempo

Era la noche del 25 de febrero de 1997. Los hinchas cruzados se entusiasmaban por el buen inicio de la UC en las dos primeras fechas del campeonato nacional: 4-0 A Palestino en San Carlos y 4-1 a Huachipato en Concepción. En enero había ganado la Copa Miami en EE.UU. ante el Atlético Nacional de Colombia y el Olimpia de Honduras. En la Copa Libertadores había iniciado con un empate 2-2 ante Colo Colo. Ahora era la noche de enfrentar a Mineros de Guayana por la segunda fecha de la Copa.

Todo lo anterior la UC lo había hecho con el sponsor Samsung en la camiseta, firma que lo había acompañado desde 1992. Esa noche ante Mineros en San Carlos se produciría un hecho inédito. No el de ir ganando 5-0 finalizada la primera parte, sino porque en el entretiempo los dirigidos por Fernando Carvallo cambiarían su camiseta, y saldrían a jugar con la misma marca Lotto, pero ahora auspiciada por Parmalat. Con la láctea en el pecho solo podrían hacer un gol más en el segundo tiempo. La sinfonía de Lunari, Bisconti, Acosta y el Tunga había sido en la primera mitad. Los cruzados habían ocupado dos camisetas diferentes en el mismo partido.

La casaquilla de la UC sufriría un nuevo cambio sobre la marcha por un tema de registro de colores y marca. El celeste de la franja pasaría a ser azul más oscuro avanzado el Torneo de Apertura, torneo que los cruzados ganarían en finales de ida y vuelta ante Colo Colo en julio de 1997.

Antes, durante el mes de junio, los cruzados habían enfrentado al Ajax de Louis Van Gaal, y de  Van der Sar, Blind , Reizeger y Overmars, el día 7 en San Carlos de Apoquindo, mientras que el 17 de junio viajarían a La Bombonera para jugar ante el Boca Juniors de Diego Armando Maradona y Juan Román Riquelme.  En octubre estaban invitados a México para jugar la Copa Parmalat ante el Toros Neza y el Parma. Los cruzados se entusiasmaban con sumar a los italianos de Carlo Anccelotti a la lista de grandes amistosos del año. La Copa Parmalat la había jugado Audax Italiano en 1994 en Sao Paulo, ante Palmeiras, Benfica, entre otros.

En anfitrión, Toros Neza, es un equipo que ya no existe. Descendió el 2000 y desapareció el 2002, sin embargo tuvo sus años mozos en aquellos tiempos de la Copa Parmalat ante el Parma y los cruzados. Contrataron jugadores de primer nivel, como Miguel Herrera, Federico Lusenhoff, el Pony Ruiz y Antonio Mohamed. Los dirigía Enrique Ojitos Meza. En cada partido salían con máscaras, desde cantantes a expresidentes de la República. Hoy se le considera un equipo de cukto.

Finalmente los mexicanos fueron el único equipo que enfrentaron los cruzados. La organización, por la agenda de los italianos, decidió hacer dos Copas. Por la Copa Parmalat, mexicanos y parmesanos se enfrentarían un 8 de octubre, mientras que dos días después los cruzados jugarían ante el Toros Neza por la Copa de la Hermandad Parmalat. Lo chilenos no se llegarían a enfrentar al equipo que había viajado con Buffón (no jugó), Luigi Apolloni, Federico Giunti, Mauro Milanese, Adailton,  entre otros.

Toros Neza ganaría ambos trofeos. Primero venciendo 1-0 al Parma con gol del argentino Germán Arangio, en un partido que hasta hoy repiten en México. Fue el triunfo de David contra Golliat. Ese 1997 fue uno de los mejores años del Parma. Dos días más tarde los mexicanos vencerían 3-2 a los cruzados. Fernando Carvallo, pese a poner a algunos suplentes y juveniles, como Alex Varas y Mauricio Segovia, se lo tomó bien en serio y armó el ataque con David Bisconti y Alberto Acosta. El Beto se enfrascó en una discusión con el árbitro asistente Felipe Ramos Rizo que casi llegó a los golpes al final del partido. El juez mexicano era famoso por “sacar de quicios” a los rivales. Con el arquero/delantero Jorge Campos también tiene una pelea para la historia.

El chileno más protagonista del partido fue Rodrigo Pony Ruiz. Hizo un gol para cada lado. El partido lo abrió Alberto Acosta a los 26 minutos y lo igualó Antonio Mohamed a los 31. El Lagarto Juan Ramón Fleitas puso el 2-1 a los 35 y el Pony Ruiz ampliaría a 3-1 a los 58. Cinco minutos después anotaría en su propio arco para el 3-2 final. Católica formó con Varas; Caté, Segovia, Ramírez, Garrido; Lunari, Lepe, Pizarro; Osorio; Acosta y Bisconti. En el segundo tiempo entraría Rodrigo Gómez, Patricio Ormazábal, Rodolfo Moya y Luis Díaz.

Al regresar, tras el receso por el partido ante Perú por Eliminatorias, Católica sí se enfrentaría a los tanos, pero no a los de Carlo Ancelotti. El 18 de octubre Audax Italiano, de la mano de Mauricio Illesca y Hugo Brizuela, le propiciaría un 4-0 en San Carlos. Esta vez Alberto Acosta sí se iría a las manos. Agredería a Carabineros, que protegía a Eduardo Gamboa de pésimo arbitraje y se comería una grave sanción. También se iría expulsado David Bisconti. En la semana previa el referi había hecho declaraciones contra el argentino que calentaron el partido. El Beto no se la perdonó. Ahí la UC se despidió del sueño del bicampeonato. Se lo dejó en bandeja a Colo Colo.

2 comentarios sobre «UC en la Copa Parmalat: Una historia que empezó en un entretiempo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *