#TodosSomosCopiapó

No son tantos los hinchas de Deportes Copiapó, pero cualquier futbolero de bien debería ponerse en su lugar. El Tribunal decidió quitarle seis puntos a Melipilla, dejarlos en zona de descenso y sacar de ahí a Huachipato, salvando de todo a Curicó. Con esto, Huachipato deberá jugar la Liguilla de Promoción ante Deportes Copiapó, equipo nortino que hasta un mes atrás venía como avión en la liguilla por ascender, pero que hoy no tiene DT, jugadores ni entrenamientos en el cuerpo.

Copiapó quedó en la mitad de un conflicto de clubes de Primera División, donde se mezclaron empresarios, representantes, dueños de club y prestigiosos abogados. Mientras tanto, los copiapinos debieron esperar    una resolución durante toda Navidad y Año Nuevo, mientras les quitaban sus departamentos, ya que sus contratos de arriendo duraban hasta el 31 de diciembre. Tuvieron que dormir de allegados, en sillones y colchones inflables esperando las sentencias de la ANFP y el Tribunal. Irrisorio para jugadores que estaban a punto de llegar a Primera División y jugar ante equipos que estaban de vacaciones y hoy hacen su pretemporada con todas las comodidades.

Y no solo vencieron los contratos de arriendo, también sus contratos con el club, los que por ley no se pueden prorrogar por menos de un año. O firmaban o se iban. El club no podía organizar el presupuesto para el 2022 sin saber si jugarán en Primera o en Segunda. Muchos ya se fueron. El entrenador Erwin Durán, de los mejores del torneo, se marchó a Puerto Montt, lo mismo que varias de sus figuras y goleadores. En las próximas horas le programarán la liguilla ante Huachipato, equipo de Victoriano Cerda y con varios jugadores de Fernando Felicevich que suenan y suenan en equipos grandes pese a descender. Varios han sido seleccionados. Ni Castellón, ni Ramírez, ni Tapia, ni Poblete, ni Sepúlveda se han ido del club esperando este duelo que desde hace tiempo estaban seguros de jugar, sin importar el resultado de la apelación de Melipilla.

No nacimos en Copiapó, muchos ni sabían que estaban en la B tras deambular algunos años en la tercera categoría. Pero sí, estaban a nada de volver a Primera como ese recordado Regional Atacama del 94 con Cornez, Corró, Cañita Correa, Wilson Contreras, Luis Castillo y Diego Oyarbide, persona “non grata” para los hinchas de Universidad Católica.

Tienen linda cancha, que soportó uno de los aluviones más terribles en la historia de Chile. En realidad no lo soportó, pero ya está de regreso. Sería otra de esas plazas difíciles para los equipos grandes, como ya lo fue en los 90. Por los viajes, la cancha, el clima y el fervor de la zona para ver por fin a Colo Colo, la U o la UC en un partido oficial. Por eso, porque es injusto lo que le están haciendo, y no porque tengamos algo contra Huachipato, es que esta vez #TodosSomosCopiapó. Que la fuerza de Gustavo De Luca los acompañe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *