El duelo que la U de Esteban Valencia venció al equipo de Gustavo Quinteros


El 24 de agosto de 1994 Colo Colo obtuvo la Copa Chile. Lo hizo venciendo por penales a O’Higgins en partido único en el estadio Nacional. Los albos habían llegado hasta el encuentro decisivo por dos triunfos ante Antofagasta en semifinales, mientras que O’Higgins lo hacía gracias a un empate y un triunfo ante la U. Esa igualdad en Rancagua le permitió a los azules ser terceros del certamen por sobre Antofagasta. Ese puntito iba a ser clave para que la U llegara a ser semifinalista del Continente con su participación en la Copa Conmebol, donde se fue eliminado por Peñarol, a un peldaño de la final ante Sao Paulo, equipo que, por la cantidad de partidos de local, había puesto sus fichas en ese torneo, dejando de lado la Copa Interamericana ante Saprissa. Finalmente la terminó jugando Universidad Católica, subcampeón de América en 1993.

Universidad de Chile llegó a la Copa Conmebol 94 porque el reglamento de la ANFP mandaba que el segundo y el tercero de la Copa Chile jugaran un partido definitorio para definir quién iría al torneo subcontinental. Los de Rancagua ya lo habían hecho en 1992 ante Gimnasia de La Plata, mientras que los azules iban por su regreso a las copas internacionales desde la Copa Libertadores de 1981. Ese 1994 otra vez los celestes perdieron en partido único en el Estadio Nacional, esta vez por 1-0 ante la U, con gol de Juan Carlos Ibáñez. Ese duelo fue un 16 de septiembre de 1994, casi a la par que era presentado en Argentina el último fichaje de San Lorenzo, el mundialista boliviano Gustavo Quinteros.

El santafesino Gustavo Quinteros fue formado en Newell’s Old Boys. Ahí tuvo como preparador físico a Marcelo Bielsa, antes de saltar al Central Córdoba y Talleres de Remedios de Escalada. Una opción de préstamo de cuatro meses lo llevó al Universitario de Bolivia en 1988. No volvió en un buen tiempo. Pasó al The Strongest, luego al San José Oruro, donde disputó la Libertadores 93 ante Cobreloa y la UC, y luego otra vez The Strongest. En 1993 ya tenía los cinco años de residencia y se hizo boliviano para jugar en la selección, al igual que el cordobés Carlos Trucco, el formoseño Luis Cristaldo y al arquero Rubén Darío Rojas, de Buenos Aires. Más adelante serían los también porteños Fernando Ochaizpur y el portero Leonardo Fernández.

Quinteros jugó con Bolivia el Mundial de EEUU 1994. Ahí le tocó marcar a Jurgen Klinsmann en el debut, en un duelo recordado hasta hoy por los altiplánicos. Era un correcto stopper, que podía jugar por la derecha o la izquierda de la defensa, donde además estaba Marco Sandy, Miguel Rimba, Juan Manuel Peña y Óscar Sánchez.

Tras la fiebre del Mundial de Estados Unidos, el fútbol en Bolivia se demoró en reanudar. Fue por eso que recién en septiembre, y con solo dos amistosos en The Strongest tras el Mundial, aceptó la oferta de 170 mil dólares del San Lorenzo de Héctor Bambino Veira para tener su primera experiencia en el fútbol profesional de Argentina. El patrón de esa defensa era Óscar Ruggeri. La idea era que el “boliviano” hiciera dupla con el Cabezón, pero esa pareja defensiva se vio poco y nada en la estadía de Quinteros en San Lorenzo.

El primer desafío de Quinteros en San Lorenzo era la Copa Conmebol 94, la misma a la que había clasificado la Universidad de Chile. Los de Boedo vencieron en primera fase a Lanús, sin presencia de Gustavo Quinteros, mientras que la U hizo lo propio con Oriente Petrolero. Fue 4-1 en Chile y 5-0 en Bolivia, una goleada histórica de un equipo nacional en el extranjero por un torneo de la Conmebol. En cuartos de final, bien entrado noviembre de 1994, San Lorenzo y la U se medirían en duelos de ida y vuelta. Ambos eran protagonistas en sus respectivas ligas.

El duelo de ida fue el 15 de noviembre en el Nuevo Gasómetro. Los argentinos salieron con su equipo estelar, salvo Óscar Ruggeri. Aún así, Quinteros no fue titular y la dupla con Óscar Arévalo la hizo Juan Morán. Los azules, por su parte, fueron con un equipo mixto, con Relojito Romero en la defensa y con el lateral Fabián Guevara de volante. Lo mismo que Gabriel Galindo, quien jugó como como volante derecho por el Huevito Valencia, tratando de acompañar a Víctor Hugo Castañeda, el jugador número 12 de ese equipo. Arriba fue Marcelo Jara e Ibáñez, guardando al veinteañero Marcelo Salas. Fue solo 1-0 en Buenos Aires con gol del Pampa Claudio Biaggio a los 68 minutos.

La vuelta fue el 22 de noviembre de 1994 en el Estadio Nacional. Esta vez Jorge Socías sí recurrió a Esteban Valencia, no así a Aredes y Salas. El Huevito, que jugó todo el partido, fue clave para el 3-1 final. Fue 2-1 hasta los 85 minutos, con goles de Guevara (25’), Goldberg (30’) y Biaggio (74’). A cinco minutos del término del partido apareció Ronald Fuentes para, con un zapatazo, evitar que el duelo se fuera a penales y clasificar al equipo a semifinales, en uno de sus pocos goles como profesional. Claramente el más importante de su carrera.

El 29 de noviembre y el 7 de diciembre los azules se enfrentaron a Peñarol. Cayeron 2-0 en Montevideo y empataron 1-1 en el Nacional. Luego el Carbonero jugaría la final con el campeón Sao Paulo, al que le había resultado la apuesta de soltar la Interamericana, jugando así cuatro partidos de local en vez de uno. Los azules serían campeones en Chile, mientras que Quinteros, con pocos minutos, saldría segundo del Apertura 1994-95 tras River Plate. Tendría revancha en el primer semestre de 1995, donde sería parte del equipo campeón del Clausura 94-95 como alternativa en la defensa. Jugó un partido de titular ante Mandiyú. Fueron años exitosos para Quinteros y Valencia, los DTs del próximo superclásico que no pudieron enfrentarse en cancha en la Conmebol 94. Técnicamente, eso sí, es triunfo para el Huevito.

Un comentario sobre «El duelo que la U de Esteban Valencia venció al equipo de Gustavo Quinteros»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *