La única vez que Colo Colo y Universidad de Chile jugaron en Rancagua por Copa Gato

“Auspicia Mercom”. La frasecita al final de las promociones de la Copa Gato se hizo recurrente. En 2003 el Grupo de Jorge Barrera, sucursal en Chile del Grupo Pegaso, desembarcó en el fútbol nacional. Lo hizo en la representación de jugadores y como nexo del fútbol chileno con el mexicano. Entró en Wanderers, Everton, Cobreloa, Colo Colo, pero por sobre todo en Universidad de Chile. Los azules necesitaban hacer caja en años de pretemporada en el Noviciado, entre sol, tierra y mosquitos. El club se llenó de juveniles, pero había espacio para traer un crack internacional. El apuntado fue Faustino Asprilla, quien ya era cercano al Grupo Pegaso tras su llegada al Atlante en 2001. Su próximo destino dentro del conglomerado, tras un breve paso en 2002 por el Atlético Nacional, sería la Universidad de Chile, pero había que pagarle.

¿Cómo lo hicieron? Ese 2003 nació la Copa Gato. Una sociedad entre la Viña San Pedro, Mercom y el canal de TV abierta interesado en transmitir amistosos de los grandes del fútbol chileno. La primera versión del torneo fue la Copa Viña del Mar de 2003. La segunda ya comenzó a llamar la atención. Fue un amistoso en Quillota, el 5 de marzo, entre Universidad de Chile y Universidad Católica para pagar parte del pase del Tino. La tercera disputa fue dos semanas después en un duelo entre Wanderers y la U, para recaudar lo que quedaba del pase de Asprilla. El primer superclásico en el marco de la Copa Gato fue el 6 de junio del 2003, en Chillán, en la cuarta versión del torneo y en plena intertemporada, antes de viajar a Chiapas para jugar un torneo amistoso, la Copa Chiapas, que tenía a Atlante, Jaguares, Universidad de Chile y Colo Colo. Había que hacer caja como fuera. Pegaso mandaba.

La quinta edición, el 6 de noviembre, fue un Everton versus la U, y una semana más tarde, el 13 de noviembre, se disputó el segundo superclásico del año por Copa Gato, pero el primer y único partido jugado entre albos y azules en Rancagua por esta Copa, luego de amistosos disputados en 1979, 2001 y 2002. La historia se repetirá este domingo 26 de septiembre cuando se enfrenten de forma oficial por el Campeonato Nacional 2021.

El duelo se disputó a las 22.00 horas del jueves 13 de noviembre de 2003. Lo transmitió Mega, con relatos de Juan Ramón Cid y comentarios de Rodrigo Sepúlveda y Mauricio Israel. Fue en medio del torneo de Clausura de ese año. Colo Colo, sin Zamorano, pero con Silvio Fernández, también del Grupo Pegaso, perdería nuevamente la final ante Cobreloa. La U de Víctor Hugo Castañeda también caería ante los loínos, pero en la primera fase de los playoffs entre el 22 y el 30 de noviembre. Sería 3-2 en Calama y 3-1 en Santiago ante el equipo de Pepe Díaz y Pato Galaz.

Antes, entre fase regular y playoffs, albos y azules jugaron en Rancagua. Universidad de Chile, dirigida en ese partido por Patricio Mardones, formó con Johnny Herrera, Franco Quiroz, Cristián Thompson, Cristián Mora y Mauricio Tampe; Nelson Pinto, Christian Martínez y Manuel Iturra; Marcelo Vega y Ezequiel Amaya; y Fernando Pierucci en ofensiva. Luego ingresarían Nelson San Msrtín, Luis Flores Manzor, César Henríquez, Nicolas Canales y Alejandro Durán

Los albos de Jaime Pizarro salieron al viejo Teniente de Rancagua con Eduardo Lobos; Moisés Villarroel, Luis Mena, Cristián Gómez y Miguel Aceval; Francisco Huaiquipán, Marco Villaseca y Marco Millape; Marcelo Espina; Silvio Fernández y Juan Pablo Úbeda.  En el segundo tiempo entraría Joel Reyes por Villaseca, Rodolfo Madrid por Millape, Rubén Bascuñán por Huaiquipán, Mauricio Donoso por Espina y Juan Gonzalo Lorca por Úbeda.

Pese a que Marcelo Vega recuerda que fue figura en ese partido, fue él el que perdió la pelota ante Moisés Villarroel, quien habilitó al Cuchillo Fernández para que éste ganara línea de fondo y habilitara en el centro del área a Spderman Úbeda para que convirtiera a los 43 minutos el 1-0, que a la postre sería definitivo. A los 84 minutos Úbeda sería otra vez protagonista al recibir una violenta falta del Chuncho San Martín, quien se iría expulsado. El delantero tendría que ser reemplazado por Lorca. Parte por lesión y parte para la ovación de los colocolinos en la Región de O’Higgins.

 «Siempre es importante jugar y marcar en un clásico, sobre todo si se gana. Fue un buen apronte para los play-offs, ahora vamos por el título del Torneo de Clausura», comentaba luego el exdelantero de Sampdoria. Ese título no se daría. Perderían la final ante el Cobreloa de Luis Garisto tras eliminar en playoffs a Audax Italiano, Universidad Católica y Cobresal. En la final empatarían 2-2 ante los Zorros del Desierto en Calama, pero luego caerían 2-1 en el Monumental, en un gol de Luis Fuentes que aún le pesa a Claudio Bravo. El otro fue de Jaime González, y el de los albos de Silvio Fernández. Ese año 2003 sería negro para Colo Colo, al perder dos finales ante Cobreloa, pero el primero de las ya míticas Copa Gato, las que se celebraron hasta 2012. Por Dios, qué tiempos aquellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *