La chaucha pal peso

En 2008 Marcelo Vega era el entrenador asistente de Juan Pino en la serie Sub 18 de Santiago Morning. Su carrera como DT terminó abruptamente luego que en un duelo ante Universidad de Chile agrediera con golpes de puño al árbitro Juan Serrano. Le dieron 50 fechas de castigo y el talentoso exvolante abandonó la actividad, para incursionar ahora en el comentario deportivo.

Fue reclutado por Milton Millas, el periodista amigo de la generación de Francia 98. En algunos paneles con Patricio Yáñez, Caco Villalta, Sergio Gilbert, entre otros, intentó llevar a la radio y TV sus conocimientos como exjugador. Le costaba bastante. Sus análisis tenían menos profundidad que la de sus compañeros, y se quedaba mucho en el si es “bueno o malo”, “blanco o negro”, y en datos sacados de los resúmenes de los partidos, más que el de sentarse a ver jugadores, movimientos, táctica. “No ve muy bien el fútbol”, contaban algunos cercanos. En la cancha lo veía bien. Era un crack, aunque le faltó la chaucha pal peso.

A TNT Sports llegó de la mano de Sergio Nakasone, quien  lo conocía desde los realities de Canal 13. Claramente iba a ser el menos analítico del panel de Todos Somos Técnicos. Lo sentaron al lado del Bichi Borghi para echar la talla. Ese era su gran plus ante el hombre fuerte del Canal. Un contador de historias, anécdotas, y talla fácil. Muchas veces muy fomes y algo ordinarias. Casi tanto como las de Borghi.

Con el Bichi se soltó. Lo bandejea y deja ser bandejeado. A veces mintiendo, como cuando dijo que estaba en cancha para el golazo de Borghi a Wanderers en 1996. En ese año el Toby jugaba en Regional Atacama y no estuvo para el ya histórico encuentro entre audinos y porteños. En pandemia, y recordando Francia 1998, fue una metralleta de datos inexactos, de cambios que nunca se hicieron, anécdotas mal contadas y nombres errados. Eso que él había estado ahí.

Lo sucedido con Gonzalo Fouillioux lo sacó otra vez a la palestra en su rol de analista. En el programa en el que participa le dieron el papel del malo, del drástico, el Sanfilippo o el Bonvallet. Al Toby no le alcanza para eso, pero ahí lo tienen. Semana tras semana denigra a jugadores y técnicos, excompañeros de profesión.   Podría servir si es que rigiera por estándares similares, pero lo de él es un chiste. Un ratito de distensión para que le digan que se excedió, para un par de bromas fáciles y para que sus notas 1 se viralicen en portales web y redes sociales. Por eso no se entiende lo que escaló la pelea con Fouillioux, con el exjugador a punto de invitarlo a pelear afuera.

Vega, que ha dicho ser hincha de Copiapó, Wanderers, Unión Española, Colo Colo y Universidsad de Chile, se pasó varios pueblos con uno de los rostros mejor evaluados del canal. “Bullú” le dicen sus amigos por su fanatismo por la U, sin embargo eso jamás lo ha llevado al comentario. Objetivo y estudioso, hace la pega que los jefes le pedían a Vega, pero que nunca hizo. Al poco tiempo ya comentaba partidos en vivo, cosa que Marcelo Vega jamás pudo lograr. Le faltaba la chaucha pal peso.  Y no digamos que todos los exfutbolistas que comentan son Jorge Valdano viendo fútbol.

Vega dijo que a Paqui Meneghini le faltaba la chaucha pal peso y que su carrera como DT ya estaba por finalizar. Fouillioux lo llamó a replantear lo dicho y Vega “se sacó”. Marcelo Vega, el mismo jugador que por excelencia en Chile se ha dicho desde los 90 que le faltó la chaucha pal peso. El que se fue mal de sus dos grandes desafíos como jugador profesional, en el Logroñés de España y en el Colo Colo 1995 de Benítez. Mejor ni hablar de esa salida de los albos. Algún Vega comentarista de la época pudo haberlo dejado en evidencia. Hubiera sido tan grave como dudar al aire de la objetividad de un compañero, aduciendo que defiende a alguien por amistad. Eso generalmente pasa entre exfutbolistas en la TV. Los que se adulan sabiendo que al otro siempre le faltó la chaucha pal peso.

2 comentarios sobre «La chaucha pal peso»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *