¿Invento chileno? La vez que la Lazio pudo convertirse en la Roja

A fines de 1999, en plena época de encuestas y ránkings de fin de Siglo XX, hubo una respuesta futbolera que sorprendió. Ante la pregunta ¿cuál es el mejor equipo del Siglo?, hubo un club que ganó por paliza. La Lazio de Roma arrasó ante potencias como Real Madrid, Manchester United, Milan, Barcelona, Juventus o tantos más que marcaban la supremacía europea. Incluso por sobre los forofos albos o azules que podrían haber votado por sus equipos en nuestro país.

A la Lazio, la mayoría, la conocíamos desde que Marcelo Salas firmó por ellos a comienzos de 1998 y, en más detalle, desde que se unió a sus entrenamientos tras Francia 1998, junto a Verón, De la Peña o Nesta, a quien había enfrentado en el Mundial galo. Antes, poco y nada. Era el equipo de Giussepe Signori y Pierluigi Casiraghi en EEUU 1994 y el rival del AS Roma en la capital italiana. Para fines de 1999, con Marcelo Salas como figura en la temporada 1998-99, y rumbo al título en la 99-2000, el equipo celeste ya era archiconocido. Incluso había venido al fin del mundo junto al Matador a jugar contra la U en 1999 y su uniforme, con dos rectángulos sobre los pectorales, era copiado en Chile por O’Higgins, Arica e Iquique. Era un boom que los dueños quisieron capitalizar ingresando sus productos alimenticios en Chile.

Tras las peleas de Marcelo Salas con Sven Goran Eriksson y la partida del Matador a una de las grandes Juventus de la historia, la fiebre por la Lazio disminuyó de cien a cero, igual como bajó el nivel del equipo al punto de pasar a ser una oncena protagonista a uno de mitad de tabla. En la temporada 2006-07 sería Luis Jiménez el siguiente compatriota en llegar a los romanos, pero no sería hasta diez años después, en la 2016-2017, en que los ojos de Chile se posarían otra vez en la Lazio.

En medio de la Copa Centenario 2016 Marcelo Bielsa sería el próximo “chileno” en ser presentado en los celestes. El argentino, DT de la Roja entre 2007 y 2011, se sumaría al proyecto del presidente Claudio Lotito con la finalidad de que, con poco, podría llevar a los capitalinos hasta el primer nivel. El presupuesto para la temporada sería de “solo” 60 millones de dólares. Con esa cifra el Loco debía hacer milagros, y para eso apeló a los viejos conocidos.

Cinco chilenos de su etapa en la Roja aparecerían en las primeras listas filtradas por la prensa. El lateral Mauricio Isla, el volante Matías Fernández y el carrilero Jean Beausejour se repetirían en la mayoría de las publicaciones italianas. Otros sumaban a los centrales Gonzalo Jara y Gary Medel. En Chile nos obsesionábamos con que al menos uno llegaría hasta el exequipo del Matador. A Mauricio Isla ya lo había acercado a la dirigencia del Olympique de Marsella en la 2015-16, cuando solo jugaba en el Queen Park Rangers, sin embargo el DT se iría antes de Francia y no alcanzaría a dirigirlo.

Lo claro es que la llegada de Bielsa a la Lazio estaba acordada cuatro semanas antes de su presentación el 5 de julio de 2016. En ese poco menos de un mes había presentado una lista de refuerzos con, supuestamente, los chilenos incluidos en ella. Para la fecha de la firma no había ninguno fichado, y dos días después tampoco. Fue por eso que en la noche del 7 de julio el rosarino renunciaría sorprendentemente por incumplimiento de peticiones. Se habían ido 15 jugadores y antes de la pretemporada no había llegado ninguno.

El rumor era que había una oferta de la Selección de Argentina para reemplazar a Gerardo Martino, sin embargo la verdad siempre fue la expresada por Bielsa, la de no haber podido a amarrar a ninguno de los siete jugadores accesibles solicitados. Con el tiempo el medio Corriere dello Sport filtraría la lista oficial, en la que aparecían el zurdo Adriano del Barcelona, Ajeti de Torino, Diego Llorente del Málaga, Emanuel Mammana del Lyon, Jardel del Porto, Morel del Lorient y Alexandre Pato del Corinthians. Otros medios sumaban a Ciro Inmobile, a Seydou Keita del Barcelona y a Florian Thauvin de su exclub, el Marsella. No había ningún chileno en ese documento, aparentemente oficial.

Conocida la lista, las burlas por ser el mejor país de Chile no se demoraron en llegar, sin embargo los años terminaron dando la razón. Efectivamente Matías Fernández y Jean Beausejour sí estuvieron en la primera lista larga. De hecho el representante Alejandro Santiesteban negoció el futuro de Matías Fernández en Florencia, pero prefirió llevarlo desde Fiorentina al Milan, pero solo con la ida de Bielsa de la Lazio ya consumada.

El caso de Beausejour fue mucho más claro. En 2022 el zurdo aclaró su casi llegada a la Lazio, partiendo desde Colo Colo cuando ya había decidido volver al fútbol chileno: “Tuve una oferta de la Lazio, cuando yo estaba en Colo Colo. Fue inmediatamente después de la Copa América Centenario. Iba a llegar alguien que me había hablado, para que pudiera desembarcar en la Lazio”, afirmó  Jean Beausejour. “Lindo sería vivir en Italia. Tenía 32 años, me hubiese retirado en Roma. No me lo merecía, no me merecía un final tan feliz. Había que guerrearla hasta el final”, agregó en Los Tenores de ADN.

Sobre Medel, los rumores fueron más desde los medios que desde las listas oficiales. De acuerdo con el Corriere dello Sport, el chileno había sido “siempre para él un punto de referencia, lo impuso en la defensa cuando entrenaba a Chile, lo hizo crecer y ahora requiere de un defensor veloz de cabeza y de pies”. Según los mismos informes la Lazio desembolsaría no menos de 12 millones de euros para fichar al Pitbull desde el Inter de Milán.  Nunca nada pudo ser confirmado, lo mismo que la llegada de Gonzalo Jara.

Finalmente la Lazio recontrataría al DT Simone Inzaghi, a quien había despedido para que arribara Marcelo Bielsa. Inzaghi llegaría a la final de la Copa Italia y seria quinto en el Torneo, convirtiéndose hoy en uno de los técnicos más renombrados de Italia. Sobre el DT argentino luego se sabría que «La Lazio no estaba dispuesta a traerle tantos jugadores viejos y desconocidos, sin capacidad de reventa», Entre ellos habían muchos chilenos, del mejor país de Chile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *