El duelo que Chile le ganó a Colombia sin ganarle a Colombia

7-0 tenía que perder Colombia ante Brasil para no avanzar a la fase final del Preolímpico 2000 y darle ese cupo a Chile. Ese 30 de enero del 2000, en Londrina, Brasil, a los locales les servía un empate, con el que clasificaban ambas escuadras y mandaban para la casa a Ecuador, Venezuela y la Roja, la selección que quedaba libre en la quinta y última fecha del Grupo A.

La Roja ya había perdido la fe. Desde Chile Nelson Acosta había nominado a Claudio Maldonado y Rafael Olarra para que se sumaran a una gira por Cetroamérica, para jugar el 2 de febrero ante Costa Rica y el 5 de ese mes ante Guatemala. Ese 30 de enero, a la hora que Brasil y Colombia jugaban en Londrina, Chester y el Rafa llegaban al aeropuerto de Sao Paulo para luego sumarse a la gira de la adulta. Se fueron tranquilos, había cero fe.

Es que estaba todo mal. Nelson Acosta había regresado a Chile luego de los dos primeros partidos (1-1 ante Brasil y 2-1 a Ecuador) dejando a Héctor Pinto a cargo del equipo. En el tercer encuentro se derrotó 3-0 a Venezuela, pero en el cuarto vendría la catástrofe. Los cuatro duelos consecutivos en una semana (entre el 19 y 26 de enero) pasaron la cuenta y el equipo del Negro Pinto cayó 5-1 ante la Colombia de Mayer Candelo, Jairo Castillo, Fabián Vargas y León Darío Muñoz. Ahora solo servía un milagro. Un 7-0 imposible, pese a las buenas actuaciones de primera fase de Héctor Tapia, David Pizarro, Rodrigo Meléndez, Claudio Maldonado, Rodrigo Tello, Pablo Contreras, Rafael Olarra, Cristián Álvarez, Patricio Ormazábal, Rodrigo Núñez, Javier Di Gregorio, entre otros.

Y al final no fue 7-0. Fue un 9-0 histórico, con show de Ronaldinho, Adriano, Athirson, Alex y compañía. “Veíamos el partido en la sala de abordar del aeropuerto de Sao Paulo. Cuando Brasil ya ganaba 5-0 nos miramos con Olarra y pensamos en quedarnos por las nuestras, en perder el vuelo. Luego creímos que podíamos tener problemas, así que nos subimos no más al avión”, contaba Maldonado tiempo después. “Cuando terminó el partido el capitán informó del 9-0 por parlantes. Con el Rafa gritamos y nos abrazamos en el avión”, recuerda Maldonado, quien debió volver junto al Flaco de inmediato a Brasil. El 2 de febrero, el día que iban a jugar ante Costa Rica por la adulta, tenían que ponerse otra vez la Sub 23 para comenzar el cuadrangular final ante Uruguay. ¿El nuevo problema? Quedaban pocas camisetas, ya que los jugadores habían regalado muchas de ellas a los hinchas chilenos y brasileños que los habían apoyado durante la primera fase del Preolímpico.

Otro que recuerda ese 9-0 de Brasil a Colombia es Rodrigo Tello. Otro de poca fe, quien mientras se jugaba el partido dormía siesta en su habitación hasta que lo despertó Javier Di Gregorio con los ojos vidriosos. “Van 4-0 y todavía en el primer tiempo”, le dijo el arquero de Coquimbo. “Me levanté y escuché los otros cinco goles por la radio y al final celebramos con la gente del hotel”, recuerda Tello. Claro que en el hotel no estaban todos.

A esa hora, mientras Tello dormía, otros jugadores andaban de shopping en su último día en Brasil. Poco antes la ANFP ya había confirmado los pasajes de regreso y a la Roja le quedaban solo horas en Londrina. Algunos se enteraron en el Mall, otros cuando regresaron al Hotel. No era culpa de ellos, ni el líder creía en el milagro. “Ni la gente ni nosotros mismos creíamos en que podíamos lograr la clasificación”, comentaba después Héctor Pinto, el DT del equipo.

Finalmente la Roja venció 4-1 a Uruguay en la primera fecha de la ronda final, pero luego cayó 3-1 ante Brasil. A la fecha decisiva se llegó empatado en todo con Argentina. Tres puntos, una victoria, una derrota, cinco goles a favor y cuatro en contra. Un empate haría tirar una moneda al aire, sin embargo a última hora la organizaciión decidió instaurar penales en un partido que no era de eliminación directa, sino que uno más de una fase de grupos. Algo inédito. Finalmente no se necesitó, porque Navia haría el 1-0 a los 41 del segundo tiempo y nos íbamos a los JJOO de Sydney 2000 eliminando a la Argentina de Milito, Cambiasso, Riquelme y Aimar. Alegría inmensa. Todo gracias a que dejamos en el camino a Colombia en el duelo que le ganamos sin jugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *