¿Por qué la UC da jugo? El ácido uno a uno del plantel de Falcioni

 

mark

A Julio César Falcioni todos lo quieren fuera, porque realmente no ofrece respuestas a un equipo que está muerto. Pero qué más le piden con el plantel muertísimo que tiene. Si le ponemos la camiseta de un equipo de provincia, quizás se vaya a la B… Y quizás en la B ni siquiera pelee el ascenso. ¿Concuerdan?

 

Franco Costanzo: Toselli es mejor, pero él no es un mal arquero. Tiene experiencia y ofrece seguridad bajo los palos, aunque ha cometido errores. En todo caso la campaña de mierda no pasa por él.

Christopher Toselli: Es un arquerazo, mucho mejor que Costanzo, pero lamentablemente se lesionó en el momento que más lo necesitaba su club. ¿Volverá al mismo nivel?

Alfonso Parot: No tiene una buena. O quizás sí, que ama a la UC, pero eso obviamente está lejos de alcanzar. Es malo, torpe y “tontito”. No llega a los cruces y pega patadas como loco. Un hincha de otro club no entiende por qué carajo es tan querido por los cruzados. Punto negativo para los forofos cruzados. ¿Le mete? ¿Tiene “aguante”? Pegar patadas a destajo cuando se va perdiendo no es eso…

Claudio Sepúlveda: No aporta absolutamente nada.

Cristián Álvarez: Es el líder, pero está al lado de tipos que no sienten la camiseta y que más encima están desmotivados. Además, está algo cansado por los años, no está para corretear toda la cancha. Necesita unos tres más, por lo menos, a su altura.

Erick Pulgar: Podría ser de los que salvan, pero ha cometido errores. Y es obvio, sus compañeros no lo ayudan para nada. Seguro se está arrepintiendo de no haberse ido a Colo Colo. Ahí ya le habría quitado el puesto a Vilches y sería titular con Barroso.

Marko Biskupovic: Hace tres años, cuando apareció en el primer equipo, pintaba para crack. Con el tiempo se perdió y la lesión lo relegó más aún.

Matías Cahais: Es de esos refuerzos extranjeros que no te aportan nada. No dejan nada. Pasan desapercibido. Nunca debió llegar. Sólo le alcanza para ser mejor que Jonathan Bottinelli, pero eso no dice nada…

Stefano Magnasco: ¿Cuántos estaban locos antes del Mundial pidiéndole a Sampaoli que lo llevara a Brasil para pelearle el puesto a Isla porque la estaba rompiendo en Holanda? Las pelotas. Hoy es banca en una de las peores UC de la historia.

Fabián Manzano: Es un buen valor joven que seguramente en un plantel bueno estaría aprendiendo y mejorando, perfilándose a ser un referente del fútbol no sólo de los cruzados, si no a nivel nacional. Este plantel de mierda no le aporta nada.

Fernando Cordero: Es un desastre. ¿Se acuerdan de algún partido bueno suyo por la UC? Yo no… Hace rato debió haberse ido de PLR.

Michael Ríos: Con él pasa un caso similar a Parot. ¿Por qué carajo los hinchas cruzados lo bancan tanto? ¿Porque se tiró a pegarle al “traidor” de Garcés después de perder la final con O’Higgins? Váyanse a la mierda. Es un desastre por donde se le mire.

Diego Rojas: Un buen proyecto de la UC, que al igual que Manzano no puede mostrar mucho en este plantel. Las lesiones lo han mermado, pero claramente debiera ser titular estando 100% físicamente.

Darío Bottinelli: Tenía que ser la figura, pero es banca. Tenía que ser líder, pero a cuatro fechas del final dice que no tienen chances de entrar a la liguilla (matemáticamente sí las tienen). Es el ícono de una nueva frase cliché “las terceras partes nunca son buenas”.

Fernando Meneses: No es Cristiano Ronaldo ni mucho menos, pero en un plantel tan de mierda debería tener más minutos, aunque eso no quite que es un jugador del montón.

Gonzalo Sepúlveda: Un fiasco. Está para equipo de Primera B con suerte…

Juan Pablo Gómez: Fue uno de los pocos que mostró ganas en el clásico, aunque lo haya dejado pagando el Pepe Rojas. Sí, se comió un amague del Pepe Rojas… Por su ímpetu, al menos, merece más oportunidades que otros.

Mark González: Es el estandarte de este papelón que está haciendo la UC en el torneo. No corre, no mete, no grita, no hace goles, no marca, no, no, no, no, no… Por favor, llegó la hora de que se retire, como se lo dijo el presidente del CSKA hace dos años.

Tomás Costa: Está demasiado lejos del jugador que fue en su primera etapa en el club y que incluso el año pasado aún brillaba. Hoy es un desastre. No está ni para Tricolor de Paine.

Álvaro Ramos: Sin comentarios. No tiene nada que hacer en la UC.

David Llanos: Es un goleador, pero para equipo chico sin presión. Lo de Huachipato fue un espejismo, porque antes siempre fue banca. Delantero del montón. Si alguien pensó que triunfaría en San Carlos, derechamente no sabe de fútbol.

José Luis Muñoz: Otro que no tiene nada que hacer en la UC. Quizás le mete (o le metió), pero repito: eso no basta.

Mauro Óbolo: Plata perdida. Siempre lo supimos todos, menos los dirigentes.

Ramiro Costa: Un fiasco. Con suerte le da para ir a jugar un futbolito con sus amigos. No tiene absolutamente nada que hacer en la UC.

DT Julio César Falcioni: Es cierto, con este plantel no tiene nada que hacer. Pero métele ganas, putea a los jugadores, prueba fórmulas, mete cambios, intenta salvar los últimos puntos, trata de ganar los clásicos. Cero reacción. No se ganó el derecho a intentarlo con un plantel mejor. Y de hecho, avísenle que para el próximo torneo puede traer sólo tres refuerzos y no puede echar a todas las bostas que tiene.

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS