Ni se acordaba: La vez que un árbitro hizo un gol por la UC

 

lepe

Los árbitros fueron los peores enemigos en la era Pellegrini en Universidad Católica. En 1994 Carlos Robles validó un gol offside de Marcelo Salas en el clásico universitario y semanas más tarde Salvador Imperatore inventó un penal en El Salvador con que los azules fueron campeones en desmedro de la UC.

El 95 se repitió la historia y cuando a la U se le complicaba el título, con la UC del Ingeniero pisándole los talones, el juez Rafael Hormázabal cobró un penal a 50 metros a favor de la U ante Palestino que el Relojito Romero transformó en gol.

Ya con el fantasma de los árbitros en el pasado, la UC llegó al año 96 sin Gorosito y Acosta y fracasó de inmediato en la Libertadores de ese año con sendas goleadas ante Botafogo y Corinthians. Para peor, los refuerzos Caté y Garnero no funcionaron y Pellegrini debió echar por indisciplina a Sergio y Jorge Vásquez. Todo mal.

Finalmente el ahora DT del Manchester City dejó la UC y de inmediato las cosas cambiaron. Tanto que en el partido donde se confirmaba la llegada de Fernando Carvallo a la banca cruzado, los de la franja se vieron favorecidos por un hecho inédito en el fútbol chileno.

Cuando la UC igualaba 1-1 con Coquimbo Unido en San Carlos de Apoquindo (Alex Silva para la visita y Rozental para el local), el capitán Mario Lepe se atrevió a disparar a la portería del meta coquimbano Alex Varas desde 30 mtros. El árbitro Enrique Marín estaba en medio la jugada y se agachó rápidamente. No lo suficente para que el balón rebotara en su espalda, tomara una comba, se elevara por sobre Varas y bajara raudamente llegando a la red.

Después de varios años peleando con los àrbitros, a la UC por fin la ayudaban los hombres de negro. Una ayuda que no logró quitar ni en un 1% la impotencia de haber perdido dos torneos por culpa de offsides y penales mal cobrados.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS