Los 37 de Bravo (I): Lobos, Loyola y Johnny Walker

Este 13 de abril Claudio Bravo cumple 37 años. Lo hace tres días después que se conmemoraran 17 años de su debut profesional, un 10 de abril del 2003, ante el Independiente de Medellín en Colombia, por la última fecha de la primera fase de la Copa Libertadores. ¿Cómo llegó Bravo ahí? Las lesiones, los bajos rendimientos, el consejo de un gringo, un récord de Colo Colo, y hasta un permiso inédito de la Conmebol son parte de la historia.

El año 2001 Claudio Bravo era el cuarto arquero de Colo Colo tras Marcelo Ramírez, Claudio Arbiza y Eduardo Lobos. La quiebra en el verano del 2002 apuró la salida de los dos más experimentados y Bravo pasó ese año a integrar el plantel profesional, claro que para ser el tercer portero, ya que el DT Jaime Pizarro le había dado el visto bueno al regreso de Víctor Loyola desde Unión Española. El meta había agarrado el arco hispano tras la partida de Nelson Cossio y completó 15 partidos en Primera División. Por experiencia, estaba por sobre Bravo.

Como tercer arquero, la motivación se vino abajo. Factor importante fue Marcelo Barticciotto, quien en varias charlas post entrenamiento lo convenció de seguir entregándose con todo, pese al buen nivel de Eduardo Lobos, quien además era una de las voces de más ascendencia de aquel plantel.

Tras el título del Clausura 2002, Bravo y Loyola ya peleaban mano a mano la suplencia de Eduardo Lobos, quien se mantenía como indiscutido para el 2003. El arquero-goleador seria titular en la primera fecha de la Libertadores ante Barcelona en Ecuador (0-2) y repetiría ante Boca Juniors en el Monumental un 26 de febrero. Ese día, indirectamente, cambió la historia de Bravo en el fútbol profesional. Un choque del arquero con Rolando Schiavi provocó una luxación en el hombro del meta, lo que no solo le provocó salir de ese duelo, sino que una inactividad de más de tres meses. Cuando pudo regresar, ya había nacido una leyenda.

Lobos fue reemplazado por Víctor Loyola, quien ocupaba el banco de suplentes porque Bravo venía de una fractura de dedos de la mano derecha, pero que ya lo tenía a punto del reintegro. Loyola recibiría el 2-1 de Boca en una nueva derrota alba en la Copa. El DT Jaime Pizarro, además de perder de local, se enteraba que se quedaba sin portero titular por todo el semestre y necesitaba ir por otro arquero. Días después recibió el llamado de su amigo Miguel Ramírez, jugador de la UC, para acercarle el dato de Johnny Walker, su excompañero en el 2002, quien se encontraba entrenando sin club en EEUU al no llegar acuerdo con Católica. Pizarro dio el Sí de inmediato. No necesitaba probarlo, había sido uno de los mejores solo unos meses atrás.

Para inscribir a Walker, Colo Colo debió pedir un permiso especial a la Conmebol, la que por primera vez accedió a cambiar a un jugador en plena competencia. Walker ocuparía la 12 dejada por Eduardo Lobos y se integraba al plantel tanto para la primera fase de la Copa, como para el Torneo Nacional, aprovechando que Colo Colo tenía solo tres extranjeros: Leonardo Ramos, Miguel Ángel Romero y Marcelo Espina.

Walker llegó solo dos días antes del tercer duelo de la Copa ante Independiente de Medellín, un 6 de marzo, y de inmediato fue a la banca como alternativa de Loyola. Los albos ganaron 2- 1 y siguieron con vida en la Copa. En el duelo siguiente ante el Barcelona, el 13 de marzo, se repetiría la fórmula. Loyola titular y Walker suplente. Fue 1-1 en Santiago con grave error del exportero de Unión Española en una salida a cortar, lo que le permitió el empate de Hugo Brizuela. Colo Colo quedaba colgando en la Copa y debía ir por un milagro a La Bombonera en la quinta fecha.

Ya con Walker en el arco, mal no le iría, pero no le alcanzaría. El empate 2-2 del 4 de abril en Argentina ante Boca Juniors sentenciaría la eliminación de Colo Colo y, otra vez, indirectamente, se forzaría el debut de Claudio Bravo en el profesionalismo. 

Ya para la sexta y última fecha, el 10 de abril, un eliminado Colo Colo iría a Medellín para jugar ante Independiente con mayoría de suplentes. La idea de Pizarro era que Walker jugara para que siguiera agarrando ritmo para el Apertura, pero ahí es donde entra el empujoncito del Gringo en la historia. ”Le dije a Jaime que no había necesidad de que yo jugara y que sería bueno para la experiencia de un portero muy joven”. El DT escuchó el español a medias de Walker y se la jugó por Bravo, en el que debe ser uno de los partidos más bajos de su carrera. Los albos cayeron 2-0 con un grosero error del excapitán de la Roja. Suena raro excapitán. Bravo había sido el cuarto arquero utilizado por Colo Colo en esa Copa Libertadores, uno de los récords que carga el equipo chileno.

El arquero se sobrepuso a ese error en Colombia y se quedó como segundo portero del Apertura tras Walker, quien finalizaba contrato a mitad de año. Semanas más tarde debutaría ante Puerto Montt (1-1) en el Monumental un 27 de abril, donde también cometería un error tras querer salir jugando. A la semana siguiente, se comería un 5-1 de Temuco en el Sur.Luego de eso no jugaría un partido más en el Apertura, pero sí todos los del Clausura tras la intertemporada, ya con Lobos respirándole en la oreja. Ni se inmutó.

Ese Clausura 2004 comenzaría el despegue de Bravo en los albos, con su punto máximo en la definición a penales del Apertura 2006 antes de partir a Real Sociedad y ser reemplazado por Sebastián Cejas. De ahí para adelante está todo en youtube y este lunes 13 de abril lo van a subir en todos los medios para rellenar. Por acá nos quedamos con sus dos “primer debut”, “el primero y el segundo”.

LEE TAMBIÉN: LOS 37 DE BRAVO (II): VARAS, TAPIA Y JOHNNY HERRERA —) http://pelotudos.cl/los-37-de-bravo-ii-varas-tapia-y-johnny-herrera/