El viejo (con cara de niño) y querido Pancho Arruè

 

BovWQILIcAAnY04

Anda cerca de los 40 años, pero todavía podría actuar de escolar en una teleserie de TVN. Tiene el récord de ser el único jugador activo que también actuó en Primera División en la temporada 1995, hace ya 19 años. Siempre con la misma cara de niño. Jugó en Colo Colo, la UC y la U, pero en ningún equipo lo odian. Quizás en la UC un poco, cuando se fue la U sin escalas, pero ya se les pasó. En los cruzados fue donde más dejó huella, llegando a ser capitán. Hasta hoy hay muchos que lo quieren de vuelta. A él, a Ormeño y a Roberto Gutiérrez.

1968271

Es que a los jugadores que llegan a los 37 años siendo figuras no se le puede tener mala. Con todo lo hachero que era, a Marco Villaseca nadie lo odiaba cuando jugaba en Rangers. Hasta cariño le tenían. Ni a él, ni a Luis Fuentes, ni al Limache González ni al Manteca. Se cansaron de pegar patadas, pero a la larga fueron ejemplo de profesionalismo. En silencio, apoyaron más que todos a las nuevas generaciones. A veces mucho más que los DTs y que los ocasionales compañeros de selección en Pinto Durán que ganan millonadas en el fútbol europeo. Los viejos activos del fútbol chileno dignifican la actividad. Ellos siguen perseverando a diario, la mayoría en equipos que no tienen las mejores condiciones. Viajando en bus, entrenando en canchas malas, perdiendo tiempo con la familia.

U

Por eso cuando se supo que Arrué se perdería el resto del año por una desgraciada lesión, la sensación fue unánime: una lástima. Nadie le dijo zorra, ni monja, ni madre. Los periodistas, los hinchas de Huachipato, y hasta los rivales, quieren verlo jugando el 2015, cumpliendo 20 años en el profesionalismo. Al menos en el fútbol, a los viejos se les respeta, aunque tengan cara de niño irrespetuoso.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS