El sueño cumplido a medias de Marco Cornez de retirarse en Palestino

Era 1998 y Manuel Pellegrini volvía a dirigir después de su traumática salida de la UC a mediados de 1996. Encabezaría el proyecto de Palestino y tenía clarito por dónde empezar. El veterano Marco Cornez, de 39 años, iba a ser su arquero. El Loco Andrés Romero sería su suplente y el joven Juan Carlos Aguilar el tercer portero. Cornez volvía a casa después de diferentes estadías que comenzaron en 1975-76, luego 1978-79, 1981-83 y 1986. Entre medio, préstamos en Linares y Magallanes, y Católica 1984-85. Ya tras Palestino 86 partiría definitivamente a la UC, club en el que se hizo aún más referente en su paso entre 1987 y 1990.

Lo de Cornez a Palestino 1998 sorprendió a varios. Llegaba desde Coquimbo Unido, club en donde perdió el puesto en 1997 a manos de Carlos Tejas. En 1996 había estado en Primera B con Iquique. Llegó hasta la Liguilla de Promoción, pero la perdió con su querido Palestino. Ganaron en el Norte 1-0, pero los árabes le hicieron cinco en La Cisterna. Aún así en 1998 tenía toda la confianza de Pellegrini, quien además había conseguido al paraguayo Pablo Caballero, figura de la B en 1997 con Everton, y que lo querían varios en Primera A. En ofensiva tenía a Corrales, Abaurre y Pato Neira. Atrás Héctor Robles y Salvatierra, al medio Lee Chong, Miguel Ángel Castillo, Darlic, Lizana, Eros Pérez y un joven Jaime Valdés. 

Pero el sueño de Cornez, el arquero más goleador de Chile con 34 tantos, duró un suspiro. A poco de llegar a La Cisterna sufrió una repentina lesión en la espalda que lo hizo pensar rápido. A las pocas semanas ya estaba retirado, días después de una larga entrevista llena de planes e ilusiones para la Don Balón. La historia de Cornez detonó el caso de Juan Carlos Aguilar, a quien Pellegrini lo hace debutar ante Audax Italiano tras expulsión de Romero, pero luego le quitó el piso ante la UC, poniendo a Alberto Valencia de 16 años. De Aguilar no se supo nunca más hasta un premiado relato de Rodrigo Fluxá en El Mercurio: “El arquero al que Pellegrini hizo debutar y retirarse el mismo día”. 

La tarea de reemplazar a Cornez con el perfil que quería Pellegrini iba a ser difícil. Cornez había estado en el Mundial de España 1982, en las Copa América de 1983, 1989, 1981 y 1995. Estuvo en tres eliminatorias y fue hombre ancla y capitán en los proyectos de Antofagasta 1991, Atacama 94 y Everton 1995. Con Palestino tenía el título de 1978, 20 años antes, y con la UC logró otros tres campeonatos. Tremendo arquero, quien luego reconocería a Nicolás Córdova como hijo. Con ese currículum estaba claro por qué Pellegrini lo quería sí o sí, pese a venir de un año flojo. Finalmente, tras su lesión, se optó por el veterano arquero ecuatoriano-argentino Carlos Morales. Antes de Francia 1998 Pellegrini partiría a Liga de Quito y Pablo Caballero a Real Zacatecas de México. El proyecto perdía sus tres soportes principales. Además del meta ecuatoriano llegarían Juan Carlos Carotti como DT y Jorge Coke Contreras como 10.

En todos lados aparece 1998 como el año del retiro de Cornez. Es que fichó en un equipo, fue presentado e hizo parte de la pretemporada. No pudo jugar nunca, pero se retiró en el club de sus amores, un lujo que no todos se pueden dar. El hombre que con tres años en Primera fue campeón en Palestino 78, y que con 23 años de carrera se retiró en Palestino 1998.