Cuando Colo Colo perdió un título por no comprar a un árbitro

 

herre

Los dichos de Julio Barroso encendieron la recta final del Apertura. “Bullantos”. “llantalbos”, “zorras”, “madres” y “chipamoglis” saltaron al ruedo luego de que el argentino deslizó que algunos torneos se compraban, realidad que nació casi con el fútbol mismo. No siempre. pero sí pasa.

Leonel Herrera padre, ex defensor central de Colo Colo 73, tiene claro por qué no fueron campeones de la Copa Libertadores de ese año: “Antes de jugar en Avellaneda, dos ex jugadores de Independiente que estuvieron en Colo Colo, Mario Rodríguez y Raúl Decaria, nos anticiparon que los árbitros aparecerían en nuestro hotel para ser sobornados. Íbamos a hacer una vaca en el plantel, pero el presidente Héctor Gálvez se opuso. La terna de jueces llegó, esperó y al ver que no pasaba nada, se fue”, contó hace algunos años a varios medios y hoy se encuentra en la web reproducido por el sitio salvemoscolocoloblog.wordpress.com

El defensor quedó con la espina clavada por mucho tiempo. Incluso la historia cuenta que pensaron hacer “una vaca” para pagar a los árbitros y asegurarse el título, pero el propio DT Luis Zorro Álamos se negó a concretar la idea.

Dieciocho años después, cuando Leonel Herrera hijo anotó el tercer gol en la final de 1991, lo primero que pensó fue en la espina clavada de su padre. Con su tanto y una Copa ganada con todasd las de ley, estaba haciendo justicia a lo que sucedido casi dos décadas antes. Cuando Independiente fue “más vivo”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS