Chile-Perú 1994: El “primer debut” de los Za-Sa

Hay que escuchar cada cosa. Como lo del «falso debut» de Claudio Bravo en la Selección, por ejemplo. Cuando los “expertos” gastan varios minutos contando la historia de Nelson Acosta, Nelson Tapia, Johnny Herrera y Claudio Bravo el 2005 en Colombia que gatilló en el segundo partido de Bravo en la Roja. Sí, el segundo, porque ya había debutado en la Copa América 2004 ante Paraguay, con Olmos en la banca.

Con la dupla Za-Sa pasa lo mismo. Tiene varios nacimientos. La primera vez que ellos se autodenominaron Za-Sa fue en 1997 ante Paraguay en el Nacional (2-1), cuando mostraron las ya míticas camisetas con las iniciales. Pero eso fue porque una semana antes Pedro Carcuro los había bautizado así en el duelo ante Colombia (2-1), en época de los She-She (Sheringham-Shearer) y Ro-Ro (Ronaldo-Romario).

Pero hay más “nacimientos”. Para la mayoría el origen oficial de la dupla había sido dos años antes, en Estados Unidos, en el debut de Azkargorta en la banca de Chile. En 1995 la Roja se midió ante México en Los Ángeles con triunfo de 2-1.¿Los goles? Iván Zamorano y Marcelo Salas, quienes ese día comenzaron por primera vez juntos como titulares haciendo dupla de ataque.

Pero en rigor, para los amantes de los números, el primer partido en que los Za-Sa jugaron juntos fue ante Perú en 1994 en una fría noche en el estadio Nacional. Fueron 30 minutos en que el delantero del Real Madrid y el de la U coincidieron en el ataque, junto al loíno Pedro González.

Ese partido ante los peruanos es de esos partidos olvidados. De hecho muchos se acuerdan de Mirko Jozic en Colo Colo, pero muy pocos de él a cargo de la Roja. Fueron solo ocho partidos durante 1994 y el más recordado fue un 3-3 ante Artgentina, un 18 de mayo, poco antes del Mundial de EEUU. Ese duelo no lo jugó Iván Zamorano, con compromisos en el Real Madrid. El 9 de la Roja ante Maradona, Batistuta, Ruggeri y compañía fue Juan Carreño, y su acompañante Rodrigo Barrera, la figura del partido con dos tantos.

Justo una semana después, el 25 de mayo de 1994, se jugó ante Perú. En el Nacional hubo solo 23 mil personas, en años donde en el Nacional se metían más de 70 mil, pese a que era el primer partido de Iván Zamorano jugando de local después de tres años. El último había sido en la Copa América de 1991 ante Brasil. El 94 llegaba con otro estatus, de estrella mundial, sin embargo el público no acompañó.

Ese Chile – Perú fue 2-1 para los locales, con golazo de Gabriel Mendoza y otro de Bam Bam. El objetivo final estaba muy lejos aún. La primera escala del proceso Jozic sería la Copa América de 1995 y el segundo las clasificatorias a Francia 1998. El croata no dirigió ninguna.

En ese Chile – Perú del 94 la Roja formó con Ramírez; Ardiman, Fuentes, Margas; Mendoza, Parraguez, Ramírez, Tupper; Valencia; Zamorano y Barrera. Perfectamente un equipo para el debut del Mundial EEUU 94. A los 30’ Pedro González ya había ingresado por Tupper, a los 53’ Sierra por Valencia, y a los 60’ se produjo el ingreso del Matador por Barrera, una semana después de marcarle a la Argentina mundialista en su debut absoluto por la adulta.

Fueron 30 minutos de la dupla Za-Sa luchando contra la defensa de Jorge y José Soto, Alfonso Dulanto y Percy Olivares. La sociedad no se formó de inmediato, faltaba mucho por pulir, pero fue la primera vez que compartieron camarín y cancha por la Roja. Fue la primera vez que el Matador recibió un pase de Bam Bam y Bam Bam del Matador. Fue ante Perú, en esos partidos que pocos recuerdan, pero que siempre dejan algo, por mucho que sea amistoso. Que lo diga Alex Varas…