Así le fue a los refuerzos juveniles de la UC

 

Pese a tener una gran cantera, en la década del 90 y comienzos del 2000 en la UC se la jugaron por jóvenes figuras con experiencia en Primera División. La idea era hacerlos jugar en sus inferiores y luego colocarlos en el primer equipo. Era el negocio del siglo, pero así les fue…

José Miguel Atria
atria
¿Se acuerda de él? Llegó a la UC con 19 años como refuerzo en 1993 tras dos temporadas como profesional en Arica. En los cruzados no hizo nada y terminó retirándose rápidamente de la actividad.

Alejandro Osorio:

1202244875_f
El rancagüino fue titular en la selección sub 17 que fue tercera en el Mundial de Japón en 1993, por lo que rápidamente la UC negoció y se quedó con su carta. Integró las cadetes cruzadas hasta que en 1996 comenzó a jugar con regularidad. El 97 fue titular y clave para ser campeones del Apertura. Luego volvió y aportó para el Clausura 2005.

Daniel Hormazábal

1114477672_f

El 93 fue la revelación del torneo nacional jugando para Iquique y titular en las selecciones menores. La UC compró su pase, pero nunca lo hizo jugar. Cuando volvió a Iquique varios años después  ya había perdido mucho tiempo en Santiago.

Carlos Barraza:

1111202984_f

Parecido a Hormazábal. Figura de La Serena 1994 junto a Juan Quiroga, Católica compró su pase a comienzos del 95. Fue a jugar el Sudamericano sub 20 y fue la gran figura del equipo junto a Rozental, por lo que incluso fue nominado a la selección adulta por Azkargorta. Luego fue el más rescatable en el Mundial de Qatar, pero cuando volvió jamás encontró un cupo en la UC. Deambuló por Coquimbo, San Felipe y otra vez La Serena.

Juan Carlos Madrid

hqdefault

Es uno de los mejores proyectos surgidos de la cantera de Temuco, por lo que la UC decidió su compra el 95. Jugó poco y nada en los cruzados, aunque siempre rindió en equipos de provincia, como Cobreloa, Concepción, Puerto Montt, entre otros.

Rodolfo Moya

FOTO120020311011149

En el Apertura 97 todos hablaban de este crack de la Primera B jugando por Everton. Los cruzados lo compraron y lo mandaron a juveniles. El 98 comenzó a jugar con regularidad y alcanzó su mejor performance en la UC haciendo dupla con el Fantasma Figueroa en el segundo semestre.  Eso fue su peak en los cruzados. Luego rindió en Huachipato, Audax, La Serena y Colo Colo.

Albert Acevedo

Albert-Acevedo

Juvenal Olmos lo conocía de inferiores de Unión Española, por lo que no dudó en traerlo para el 2002 como su gran apuesta. Debutó con un autogol ante Cobreloa y eso marcó su estadía en San Carlos, donde nunca pudo consolidarse. Comenzó a ganar regularidad en otros equipos del país, hasta que se afianzó en O’Higgins y llegó a la U. Hoy es habitual seleccionado en las nóminas locales de Sampaoli.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS