5 chilenos que llegaron a Italia como “10” y terminaron como “doble cinco”

 

Si en Italia quieres ser un “10”, debes ser como Mancini, Baggio, Totti, Chiesa, Del Piero, Cassano o Di Natale, es decir, un segundo delantero más retrasado. Si no te da el físico ni haces tantos goles, estás condenado a retrasarte hasta la posición de volante de contención o ir a hacer un sacrificio a una de las bandas. Eso le pasó a cinco volantes chilenos que llegaron hasta Italia por desequilibrar cerca del área rival, pero que terminaron jugando delante de su propia defensa.

DAVID PIZARRO:

piza

Fue el que más rápido sucumbió ante el fútbol físico de Italia. Tras ser figura en la Sub 20 chilena de 1999 jugando como enlace, llegó a Udinese para cumplir esa misma función. Tras jugar poco y nada volvió a Chile para jugar en la U y cuando volvió a Europa debió reformular su fútbol. Comenzó a actuar como segundo volante de quite y gracias a eso se hizo un nombre en Europa. En la selección chilena pocas veces pudo jugar en ese lugar.

JAIME VALDÉS:

valdes

Apareció en Palestino como delantero, puntero, o volante de salida, pero jamás imaginó que terminara jugando de volante de quite en el Parma, justo antes de volver a Colo Colo para jugar en ese mismo lugar. En el Bari y Sporting Lisboa tuvo sus mejores años jugando desde las orillas hacia adentro, pero en el equipo paemesano se retrasó para ocupar la posición que hoy por fin lo puede llevar a la Roja con chances serias de jugar.

NICOLÁS CÓRDOVA:

cordova

Otro que llegó a Italia por sus condiciones de conductor y su disparo desde el borde del área, pero que con el tiempo se fue retrasando. Sus últimas temporadas en el Calcio fueron actuando en ese lugar, pidiendo a gritos un lugar en la Roja. Cuando lo llamó Olmos, siempre lo hizo jugar pegado a la banda derecha. El Bichi lo volvió a nominar, pero ya le quedaba poca carrera.

MATÍAS FERNÁNDEZ:

mati

Era de los que podía hacer toda su carrera como creador o mediapunta, pero de a poco ha ido retrasando su posición. En Villarrreal fue siempre segunda punta, en Portugal fue creador, pero ya en Italia debió cubrir las bandas o ubicarse como un “Pirlo” en el círculo central. En es lugar ha ganado continuidad.

CRISTÓBAL JORQUERA:

Cristobal-Jorquera
Otro más y ya van 5. Cristóbal Jorquera llegó al fútbol italiano tras ser el conductor de Colo Colo en el 2010, pero que ya está rindiendo, cuando no está lesionado, como “doble cinco” en el Parma. Si logra tener más partidos seguidos, podría consolidarse en ese puesto. Físico le falta, pero fútbol le sobra.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

LAS MÁS VISTAS